Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Yasuke, el africano que logró convertirse en samurái

30/09/16 | +Asia

Los samuráis fueron los guerreros más temibles de Japón, especialistas en las grandes batallas y enfrentamientos, cuyo honor y lealtad han servido de inspiración para cientos de historias, libros, películas y, por supuesto, serie manga y anime. Aunque evidentemente los samuráis eran guerreros japoneses, sin duda, muchos os habréis preguntado si este tipo de guerreros aceptaban entre ellos a personas de otras nacionalidades, a guerreros de otros continentes.

Desconocemos si en la larga historia de los samuráis existieron muchos guerreros extranjeros, tal y como vemos en películas como ‘El último samurái‘, pero sí sabemos que existen algunos casos muy conocidos y bien documentados. Probablemente el más interesante y extraordinario de todos ellos sea el caso de Yasuke (彌介), el esclavo de África que logró convertirse en un auténtico guerrero samurái. De hecho, y si sois fans del manga y anime ‘Afro Samurai‘, debéis saber que el personaje principal está inspirado, aunque no basado, en la historia que ahora os contaremos.

Yasuke

Pero… ¿cómo llego un africano a Japón en el siglo XVI? La historia de Yasuke es tan extensa e interesante que, sin duda, daría para una buena película de Hollywood, aunque eso sí, también hay partes muy tristes en la vida de este africano. Fue a principios del siglo XVI cuando Japón comenzó a tener contacto con los africanos, debido a los extranjeros portugueses. Las misioneros jesuitas portuguesas trataban a los africanos como esclavos, llevándolos a otros países para venderlos o, simplemente, usarlos como obra de mano muy barata. Más tarde hicieron lo mismo otras culturas como la italiana. De esta forma llegaron a Japón algunos esclavos, entre ellos Yasuke.

Procedente de Mozambique, Yasuke viajó a Japón como un joven esclavo en una misión jesuita del italiano Alessandro Valignano, a cargo del Padre Organtin, jefe de la delegación. Al ver su tono de piel, tan negra como el carbón, el daimyō Oda Nobunaga, del período Sengoku, obligó a que desvistiera al esclavo y se le frotase a conciencia para comprobar si se trataba de una persona pintada por diversión. Este poderosos dirigente japonés se quedó maravillado con este esclavo.

Yasuke

Cuentan que en dicho momento Yasuke, que ya pronunciaba algunas palabras de japonés, era tan fuerte como 10 guerreros nipones, además de medir 1.88 metros de estatura, lo que para un japonés es mucho. Oda Nobunaga no dudó en arrebatar este esclavo al grupo de jesuitas italianos, convirtiéndolo en uno de sus guardaespaldas personales. La fuerza y el tamaño de Yasuke estaba desaprovechada como esclavo, así que el dirigente japonés lo orientó en las costumbres del bushido y lo nombró samurái.

Desde ese mismo momento Yasuke comenzó a servir fielmente a su señor, el daimyō Oda Nobunaga, como cualquier otro samurái. Después de haber vencido al clan Takeda durante la Batalla de Tenmokuzan, Nobunaga mantenía el control del centro de Japón, enfrentado a los clanes Mōri, Uesugi y Hōjō. Durante el llamado Incidente de Honnō-ji, el poderoso Nobunaga murió traicionado por uno de sus principales generales.

Yasuke

Akechi Mitsuhide, el general que traicionó al jefe de su clan, quedó ciertamente impresionado por la valentía y la fuerza del Yasuke, así como de la lealtad hacia su señor. Por este motivo el general decidió perdonarle la vida a este antiguo esclavo africano, ofreciéndole finalmente su libertad. No hay registros de lo que pasó posteriormente con este africano de la etnia Makua, pero lo más probable es que lograra volver a su país.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro