Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Visitamos Kiyomizudera, el llamado Templo del Agua Pura japonés

26/04/16 | +Asia

Esta semana hablamos de un templo que, si bien no es demasiado conocido por el común de los occidentales, en Japón es uno de los mayores exponentes de los templos budistas. Hablamos del conocido como Kiyomizu-dera o Kiyomizudera (清水寺), que en Japón puede traducirse como el “Templo del Agua Pura“. En realidad este nombre relaciona a varios templos, aunque generalmente así se le conoce al Otowasan Kiyomizudera (音羽山清水寺).

Esta serie de templos situados en una de las ciudades más importantes del país nipón, Kioto, pertenecen al Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO. El impresionante templo, que aparenta estar engullido por el bosque, data del Periodo Heian (periodo en que el confucianismo alcanzó su punto máximo y un periodo conocido por el arte japonesa). Concretamente el templo es del año 778, aunque los edificios actuales de los que está compuesto no son originales, son bastante posteriores, del 1633. Recibe su nombre de la gran cantidad de cascadas que lo rodean y cuya agua procede de las cumbres cercanas.

Templo de Kiyomizudera

En su momento este importante y bello templo estaba bajo la influencia de las creencias Hossō (una escuela idealista del Budismo Mahāyāna aparecido originalmente en India), aunque actualmente sus custodios se denominan miembros de la escuela Kitahossō; este cambio se produjo en 1965.

En cuanto al recinto del templo, que es el más conocido de Kioto, podemos encontrar más de 30 construcciones de importancia, como El templo Zenkoji, la Puerta Deva, la Puerta oeste Saimon, el Salón Zuigudō, el Salón principal Hondo, etc. Son todas construcciones importantes y de una gran belleza histórica y arquitectónica. Uno de los elementos más importantes del templo es su gran caída. Situado en la ladera de una montaña, una de las principales construcciones del templo, el Salón Hondo principal, está sustentado en parte por decenas de grandes columnas de casi 14 metros de altura. El balcón muestra una gran caída, siendo parte de la cultura popular de la zona.

Existe una expresión popular que dice “「清水の舞台から飛び降りる」”, que podríamos traducir como “saltar de la plataforma de Kiyomizu”. En el Período Edo se decía que si alguien sobrevivía a esta impresionante caída después de saltar, le sería concedido un deseo. Aunque en la actualidad esta práctica está prohibida, se sabe que durante el citado Período Edo hubo por lo menos 234 saltos contabilizados. Los habitantes se tiraban al abismo desde 13 metros de altura, sin embargo, sobrevivieron nada menos que el 85% de los saltadores, pues la gran vegetación que se encuentra por debajo amortiguaba muchas caídas.

Templo de Kiyomizudera

Además de las magníficas construcciones del recinto del templo, por supuesto el lugar sigue manteniendo una esencia religiosa y espiritual. El santuario Jishu (Jishu-jinja) está dedicado a Okuninushino-Mikoto, un dios del amor y los “buenos matrimonios”. En la cascada Otowa-no-taki muchos visitantes sigue bebiendo agua de uno de sus tres canales artificiales para tener buena salud y buscar suerte en los estudios o trabajo.

El llamado Templo de Kiyomizudera es un lugar de visita obligada si estás en Kioto y, por su extensión y la cantidad de edificios, es un recinto que no podrás visitar en una hora. Lo mejor es visitar este recinto al menos un día entero, hacerlo sin prisas y con la suficiente tranquilidad que requiere un lugar tan espiritual de la cultura japonesa.

Templo de Kiyomizudera

Formulario de registro