Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Tenguzame, el tiburón duende descubierto en aguas japonesas

29/06/16 | +Asia

Esta semana nuestro acercamiento a la fauna más extraordinaria que habita el territorio japonés está, nuevamente, relacionado con lo más profundo de los océanos. En alguna que otra ocasión os hemos hablado de extrañas especies de tiburón que se pueden encontrar en las aguas japonesas, como el tiburón anguila cuyo aspecto es el de un fósil viviente. El espécimen que hoy descubrimos no es, para nada, menos impresionante que el citado con anterioridad, y nuevamente estamos ante una especie extraña y de aspecto primitivo. Hablamos del conocido como tiburón duende (mitsukurina owstoni), el único representante existente de la familia mitsukurinidae, cuyo linaje data de unos 125 millones de años.

Es cierto que no estamos, ni mucho menos, ante una especie exclusiva o autóctona de los mares de Japón; de hecho se encuentra por todo el planeta. Australia, América, África e, incluso, Europa y España, son algunas de las zonas que este lamniforme suele habitar. Eso sí, es muy raro verlos en la superficie, y por este motivo no fueron descubiertos hasta finales del siglo XIX. Suelen habitar aguas profundas, en torno a los 1400 metros de profundidad. Es una especie tremendamente desconocida, y por lo tanto, difícil de catalogar el número de ejemplares actuales, pero se cree que no corre ningún peligro de extinción.

Tenguzame

¿Por qué se relaciona al tiburón duende con Japón? El primer espécimen capturado corresponde a un pescador que hacía su faena en la corriente de Kuroshio, una fuerte corriente de frontera occidental en el océano Pacífico. Este pescador logró hacerse con el animal en 1989 cerca de la costa de Yokohama (en la Bahía de Sagami), poniéndole el nombre de tenguzame, nombre con el que se le conoce hoy en día. Tenguzame, en japonés, podemos traducirlo como “tiburón duende” o “tiburón tengu“, y en este caso medía sobre un metro y medio. En Japón logró capturarse un ejemplar vivo, aunque murió a los pocos días, probablemente por el cambio de presión experimentado.

El tiburón duende suele medir unos 2 o 3 metros, aunque se cree que los especímenes más grandes pueden tener un tamaño de hasta 6 metros, llegando a pesar 700 Kg. ¿Por qué reciben este apodo de duende? Se debe a su, probablemente, horrible forma, todo un monstruo de las profundidades. Tienen, al contrario que todos los tiburones, un hocico en forma de lámina (con electrorreceptores) y, justo debajo, una mandíbula larga y estrecha que puede proyectarse hacia adelante, capturando presas a bastante distancia. Por supuesto, como cualquier tiburón, presenta gran cantidad de dientes, lo que le permite agarrar y desgarrar fácilmente a sus presas. Esta boca retráctil recuerda, por hacer un símil bastante cinematográfico y conocido, a los xenomorfos de ‘Alien’.

Tenguzame

Su alimentación se basa en diferentes especies de peces, cefalópodos y crustáceos, y se cree que busca su comida bastante cerca del fondo marino. Por el pequeño tamaño de sus principales aletas, se cree que se trata de un depredador bastante lento.

Quizás te interese:
El calamar gigante japonés, un auténtico monstruo de las profundidades
El pulpo de anillos azules, capaz de matar a 26 personas en pocos minutos

Formulario de registro