Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Tatuajes coreanos hechos con sangre de pollo que son invisibles, ¿un mito?

14/06/17 | +Asia

Esta vez tocaremos una de las leyendas urbanas más conocidas de Corea del Sur y de las redes asiáticas, sin embargo, antes debemos ponernos en situación. Hablaremos de los tatuajes en Corea, un país en el que los profesionales del sector viven prácticamente en la clandestinidad, pese a que los tatuajes en el país son cada vez más habituales. Obviamente cada vez la sociedad y el gobierno del país son más permisivos con las personas tatuadas, pero son cambios, especialmente en la conciencia social, que avanzan con paso lento.

¿Están los tatuajes prohibidos en Corea del Sur? No, no están prohibidos, sin embargo, hablamos de clandestinidad ya que no puedes ser tatuado por una persona “cualquiera” como ocurre en Occidente. Mientras que aquí los tatuadores son artistas que han recibido una serie de directrices para poder tatuar, en Corea se considera el tatuaje de la piel como un procedimiento médico. Para su sistema de salud, realizar un tatuaje está en la misma categoría que la realización de una operación o de una sesión de acupuntura.

Debido a esto, sólo profesionales de la sanidad, médicos con la carrera de medicina, pueden realizar tatuajes en el país. Aquí nos encontramos varias trabas: ningún tatuador o artista de la piel se sacará una carrera durante 5 años, o más, para tatuar. Por otra parte, puedes ser médico y querer tatuar, pero también debes tener unas habilidades artísticas que no todos tienen. Por último, aunque los médicos pueden tatuar, siguen estando tan mal vistos que, por supuesto, a ningún experto en medicina se le ocurre perder el tiempo tatuando. Corea sigue siendo un país en donde importa, y mucho, lo que piensen los demás de uno mismo, así que ningún médico se dedicará a tatuar a sus pacientes.

Tatuajes - Pixabay

Los tatuajes en Asia son, culturalmente, algo negativo. En diferentes aspectos de la historia de Corea y Japón los tatuajes han representado elementos negativos de la sociedad: hace cientos de años a los criminales se les tatuaban para advertir al resto de ciudadanos y como castigo. Más tarde los miembros del crimen organizado eran fácilmente distinguibles por sus tatuajes, especialmente los yakuza japoneses. Las mujeres dedicadas a la prostitución también solían tener su cuerpo decorado con tintas y formas…

Por este motivo sigue habiendo una cierta repulsa a los tatuajes y a las personas que los llevan, incluso en Corea es aconsejable esconderlos a la hora de realizar una entrevista de trabajo. Como decimos, este punto de vista está cambiando poco a poco en el país. Es esta prohibición, y la necesidad de realizar tatuajes clandestinos por parte de los artistas coreanos, algunos de ellos considerados como los mejores tatuadores de Asia, lo que ha generado la leyenda urbana de la que os hablaremos hoy.

Son los tatuajes con tinta de pollo. Según esta extraña leyenda coreana, los artistas del país y sus clientes decidieron en su momento tatuarse con sangre de pollo en lugar de tinta. Era una forma de tatuarse y ocultarlo, tanto a las autoridades como a los jefes y otros empleados en los trabajos. Dicen que los tatuajes con tinta de pollo son invisibles, a no ser que se aumente la temperatura corporal o se tome una bebida alcohólica. También cuando se da un baño de agua caliente o cuando se realiza ejercicio. 

Tatuajes - Pixabay

Según una historia popular de Internet relacionado con este leyenda, un hombre conoció a una mujer hermosa en un bar, y decidió invitarlo a una copa. Mientras charlaban y bebían, apareció un tatuaje de tonalidad rosa en sus labios que sólo pudo verse durante unos segundos, antes de desaparecer.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro