Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Saigō Takamori, el último samurái real que inspiró la película

12/06/17 | +Asia

El último samurái‘ es una película de 2003 dirigida por Edward Zwick y protagonizada por el actor estadounidense Tom Cruise en el papel principal y un formidable Ken Watanabe, que fue nominado a los Premios Óscar como mejor actor de reparto. El filme está basado levemente en los eventos de la Rebelión Satsuma -una revuelta de ex samuráis de la provincia de Satsuma, en contra del gobierno Meiji. Fue la última de una serie de levantamientos armados contra el gobierno. La guerra terminó con la desaparición de casi todos los samuráis del país.

La trama, conocida por todos, se centra en el capitán Nathan Algren (Tom Cruise), un hombre a la deriva, atormentado moral y espiritualmente por los remordimientos de antiguas batallas. Algren es contratado por el ejército japonés para adiestrar a las tropas y enfrentarse al antiguo maestro del emperador y consejero, el samurái Katsumoto Moritsugu. quien se ha levantado en armas contra la súbita revolución cultural, a la que considera demasiado radical para el país. Pero tras ser capturado, Algren comienza a cambiar de parecer.

El último samurái

Pero lo que igual no conocéis es que la Rebelión Satsuma fue liderada por Saigō Takamori, el samurái japonés en la que se basó la cinta. Saigō Takamori fue un samurái y político, que vivió durante los últimos años del período Edo y comienzos de la era Meiji. Fue un político muy importante en su época, que apoyó la eliminación del shogunato Tokugawa y respaldó la Restauración Meiji, en la cual trabajó activamente en su gobierno. Pero, en 1877, tras la persecución que comenzaban a sufrir los samuráis, lideró la Rebelión Satsuma. Takamori es considerado como el último samurái verdadero.

Tras renunciar a su puesto en el gobierno como señal de protesta contra las nuevas políticas del emperador, en las que se abría el país al resto del mundo y se adoptaban costumbres occidentales, decidió levantar una pequeña academia militar privada en Kagoshima. Esta academia albergó varios samuráis que también habían seguido los pasos de Takamori cuando éste renunció a su posición en el gobierno japonés. Temiendo una rebelión, el gobierno Meiji decidió enviar tropas y eliminar las armas en la región. Más tarde, en 1877, se eliminaron las pagas de arroz a los samuráis, y esto provocó un conflicto entre el gobierno y los samuráis. Takamori, quien inicialmente no deseaba un conflicto, finalmente lideró a los rebeldes.

Saigō Takamori / Wikimedia
Saigō Takamori / Wikimedia

La rebelión que estos samuráis levantaron, fue sofocada por el ejército imperial japonés pocos meses de iniciarse. El ejército contaba con 300.000 hombres, que se dividían en samuráis leales al emperador y soldados reclutados por el comandante Kawamura Sumiyoshi. Estas tropas, gracias al comercio exterior de Japón, usaban armas occidentales, como morteros o globos de observación. Las fuerzas de Takamori rondaban inicialmente los 40.000 hombres, quedando reducidas a solo 400 al final de la guerra, en la batalla de Shiroyama, que fue representada al final de la película.

Pero como sabemos, el cine tiende a hacer las cosas más espectaculares, y a inventar ciertos hechos para que queden mejor en la gran pantalla. En la película, el ejército de Takamori, al que se le cambió el nombre por Katsumoto, no utilizaba armas occidentales. Tan solo usaba arcos, flechas y espadas. Sin embargo, la realidad es que usaron métodos militares occidentales, armas de fuego y cañones. Al final de la rebelión, cuando se agotaron las municiones y las armas modernas, decidieron cargar con espadas, arcos y flechas.

Estatua de Saigō Takamori / Wikimedia
Estatua de Saigō Takamori / Wikimedia

En esta batalla, Takamori quedó gravemente herido, y al no querer ser asesinado por el enemigo o torturado, pidió a un aliado que le cortara la cabeza, para preservar su honor. Sin embargo, y aunque en la película este samurái realice el seppuku -forma tradicional de suicidio en la que el samurái conserva su honor-, la autopsia y los documentos históricos de la época niegan este hecho. Esto no quiere decir que no cometiese seppuku, ya que el gobierno de la época pudo alterar la muerte del samurái. La muerte de Takamori supuso el fin de estos antiguos guerreros japoneses.

Tal vez te interese:
– Lookout Air Raids, los pirómanos del aire de la WWII
– Las 1.000 grullas de papel; la triste historia que cambiará tu forma de ver el mundo
– El famoso reloj de la familia Mikamo, el símbolo del infierno en la Tierra

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro