Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Por qué no había kamikazes primogénitos y otras curiosidades de estos pilotos

10/11/17 | +Asia

Si existe un tipo de solado moderno conocido del ejército japonés por sus acciones, ese es sin duda la figura del kamikaze (神風), cuya traducción literal es tremendamente poética en comparación a lo que realmente están asociados: “viento divino”. En realidad el término kamikaze fue utilizado originalmente por traductores estadounidenses para referirse a los ataques suicidas efectuados por pilotos de la Armada Imperial Japonesa.

Cuando todo estaba perdido o cuando no había más remedio que atacar al enemigo de esta forma, algunos pilotos dirigían su avión hacia un objetivo militar, estrellándose contra el mismo para causar el mayor número de desperfectos posibles. Muchos buques fueron destruidos o inutilizados con esta táctica, además de haber provocado muchas muertes durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, pese a su fama y a haberlos visto en muchas películas, desconocemos enormemente la realidad de estos pilotos. Lo cierto es que no siempre eran voluntarios y no siempre querían morir estrellándose contra su avión. Muchos otros lo intentaron y no pudieron… os contamos algunas de las mejores curiosidades sobre los pilotos kamikaze.

El suicidio antes que la captura

Esta norma no era algo exclusivo de los kamikaze, era una consigna de todo el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Sus dirigentes militares inculcaron en el ejército y población la idea de que dejándose apresar por los aliados era deshonrar su tierra, familia y vecinos. Muchos prefirieron suicidarse cuando todo estaba perdido, llevándose a soldados aliados por delante. Era algo que había sido introducido en sus mentes.

No todos se suicidaron voluntariamente

Mientras que unos pocos pilotos kamikaze eran totalmente voluntarios, la gran mayoría no querían terminar con sus vidas, y simplemente cumplían órdenes. A los posibles kamikaze se les entregó un papel con tres opciones: voluntario, voluntario simple, o no voluntario. La presión por ser voluntaria y no deshonrarse pesaba demasiado, especialmente cuando estas fichas incluían los nombres de los pilotos. Hubo pilotos que aparecieron en las listas de kamikazes sin haberse ofrecido voluntarios.

La mayoría eran nuevos reclutas

Cuando uno piensa en pilotos kamikaze, sin duda puede pensar en veteranos de guerra que llevan muchos combates a sus espaldas, una larga vida con su familia y que, como último servicio, deciden suicidarse. Todo lo contrario, en su mayoría eran nuevos reclutas en la veintena. De los alrededor de 4.000 pilotos kamikaze contabilizados, unos 3.000 eran nuevos reclutas. A este cuerpo no se unió ningún soldado entrenado en una academia militar, sino que eran jóvenes entrenados para este cometido -aunque muchos no lo sabían-.

Ataque kamikaze al USS Enterprise
Ataque kamikaze al USS Enterprise

Los primogénitos no podían ser kamikaze

Aunque algunos no eran voluntarios, como hemos comentado, otra parte sí lo eran. Estaban dispuestos a dar su vida por la patria y la gloria de su emperador, a quien consideraban prácticamente un dios. Sin embargo, los primogénitos no podían cumplir el “honor” de ser kamikazes. Las leyes no se lo permitían, con el objetivo de continuar con sus vidas para poder llevar el apellido de la familia a nuevas generaciones.

El motor salvó la vida a muchos kamikaze

Estaban los que no querían suicidarse y los que querían, pero no podían. Unos por ser primogénitos y, otros, por problemas mecánicos. En los últimos compases de la Segunda Guerra Mundial los pilotos kamikaze llevaban máquinas ya viejas y con mucho recorrido. Muchos se salvaron porque su avión no llegó a despegar de cubierta o, incluso, por tener que hacer un aterrizaje de emergencia antes de llegar al objetivo contra el que debían estrellarse. En ese sentido Japón era práctica; no morían su con ello no causaban bajas en el ejército enemigo.

Quizás te interese:
Nunca visites Asia con la Bandera del Sol Naciente a la vista
Chiune Sugihara: el Oskar Schindler japonés que salvó a 6.000 judíos

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro