Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

¿Por qué hay que quitarse los zapatos cuando visitas una casa japonesa? ¡Descúbrelo!

6/05/16 | +Asia

En primer lugar, debemos señalar que no hay una única razón por la que los japoneses se quitan los zapatos al llegar a casa, poniéndose habitualmente un calzado más cómodo o, simplemente, andando sobre los calcetines. Es algo cultural que, en Japón, se lleva haciendo gran cantidad de tiempo; la costumbre ya se hacía cientos de años atrás.

Bien, lo primero es recordaros que, si vistáis una casa japonesa, sobre todo tradicional, recordéis dejar el calzado justo en la entrada. Normalmente las casas ya disponen de un espacio específico, los llamados genkan (玄関). Las empresas o colegios, por ejemplo, también tienen versiones de este recibidor para que la gente pueda dejar sus zapatos y, o bien andar en calcetines, en una especie de zapatillas ligeras llamadas surippa (スリッパ) o zapatos especiales (esto se hace mucho en empresas y colegios).

Genkan japonés

Pero… ¿todo esto por qué? Tradicionalmente en Japón, desde hace cientos de años, las casas japonesas se construían con madera. Las casas, en Japón, siempre eran construidas con una cierta distancia sobre el suelo, es decir, la madera nunca tocaba la tierra que había por debajo de la casa. Esta distancia podía variar entre unos cuantos dedos, hasta un par de palmos. Esta separación del suelo alejaba la humedad de la madera y, además, mantenía más caliente el suelo. Con una excepción, la entrada de las casas, lugar en donde se dejaban los zapatos. Por tanto, no había necesidad de estar calzados dentro de las casas.

Pero aun hay más. Muchas de las habitaciones principales de las casas tradicionales japonesas tenían un suelo muy cómodo, el llamado tatami. Es tan cómodo que los japoneses solían hacer su vida sobre él, desde comer sentados en mesas bajas, hasta dormir por las noches. Por tanto y dado que el tatami era prácticamente su vida, se hizo importante mantener la superficie del tatami lo más limpia posible, algo que no podías hacer si entrabas con los zapatos sucios del exterior y llevabas suciedad. Además, el tatami es una superficie bastante complicada de limpiar.

Genkan japonés

Por otra parte, entrar con zapatos de madera, en un suelo de madera, era demasiado ruidoso para la armonía del lugar, por eso, además de por los temas de lógica que hemos comentado, se consideraba de mala educación entrar en las casas calzado. Caminar descalzo es, además, beneficioso para el pie, pues ayuda a su descanso.

Pese al cambio de construcciones, la costumbre se ha mantenido hasta nuestros días, y en Japón siguen dejando los zapatos a la entrada de sus casas.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro