Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

¿Por qué en Japón muchos edificios tienen muertos en sus cimientos?

21/07/17 | +Asia

En la tierra existen decenas de culturas y sociedades. Muchas de ellas poseen o poseían costumbres que pueden ser realmente raras entre las diferentes culturas. Por desgracia, muchas culturas no han logrado evolucionar lo suficiente como para dejar ciertas tradiciones solo en un papel impreso; pero esto es otro tema. Japón es uno de los países mas singulares de la tierra, tanto en el presente como en su historia, y ha contado con muchas costumbres un tanto extrañas.

Hoy hablaremos sobre la conocida costumbre o práctica conocida como hitobashira (人柱), que podemos traducir como “pilar humano“. Como dijo Ken Watanabe en el papel de Katsumoto en el ‘El último samurái’: “muchas costumbres nuestras te parecerán extrañas, como a nosotros las vuestras…“, y esta es una de las más extrañas que hemos escuchado sobre el país del sol naciente. Se trata de un sacrificio humano enterrando vivo bajo o cerca de grandes edificios como presas, puentes o castillos. Se trataba de una ofrenda a los dioses con el objetivo final de que la construcción no fuese destruido por desastres naturales o ataques enemigos.

Castillo asiático

Lo más extraño de esta antigua costumbre, es que las víctimas sacrificadas solían ser voluntarios, de casta samurái, que ofrecían su vida en honor a su señor. Los primeros registros escritos de hitobashira se pueden encontrar en el Nihon Shoki (el segundo libro más antiguo sobre la historia de Japón). Una historia centrada en el emperador Nintoku (323 AD) relata el desbordamiento de los ríos Kitakawa y Mamuta.

El Emperador tuvo una revelación divina en uno de sus sueño. Había una persona llamada Kowakubi en la provincia de Musashi, y una persona llamada Koromono-ko en la provincia de Kawachi. Si estas dos personas eran sacrificadas en honor las deidades de los dos ríos, entonces la construcción de terraplenes para proteger a los ciudadanos del lugar sería fácilmente lograda. Kowakubi fue arrojado al torrente del río Kitakawa, con una oración ofrecida a la deidad del río. Koromono-ko, sin embargo, escapó.

Puente asiático

En la actualidad, ya no se practica el hitobashira como ritual en la construcción, siendo estos comunes en Japón hasta el siglo XVI. sin embargo, en la actualidad sí se conserva el concepto, pues también se les llama hitobashira a los obreros enterrados vivos accidentalmente en trabajos bajo condiciones inhumanas y de escasa seguridad. Uno de los casos conocidos de este tipo, aunque no se habla mucho de ellos en Japón, es el de la isla de Hashima.

Como resultado de los esfuerzos en 1941 (durante la Segunda Guerra Mundial), la producción anual de carbón de Hashima alcanzó un máximo de cuatrocientas diez mil toneladas. Mientras los jóvenes japoneses desaparecían en los campos de batalla de China, el país del sol naciente seguía necesitando explotar sus minas. La solución la encontró reclutando una gran cantidad de coreanos y chinos para cubrir estos puestos. Estos reclutas eran trabajadores forzosos que perecían como consecuencia de las duras condiciones de vida; muchos de ellos a causa de accidentes subterráneos. Estas personas eran tratadas como hitobashiras.

Terraplenes asiático

El castillo de Maruoka es uno de las construcciones supervivientes más antiguos en Japón, y se rumorea que se ha construido con un pilar humano que se puede encontrar en la leyenda de “O-shizu, Hitobashira“. El Puente Matsue Ohashi, según la leyenda, usó un sacrificio humano en su construcción. El parque cercano se llamó Gensuke en honor del sacrificio humano, junto con un monumento dedicado a las víctimas que murieron durante la construcción del puente. El Castillo de Matsue también se dice que fue construido sobre un sacrificio humano, que fue enterrado bajo las paredes de piedra del castillo.

Tal vez te interese:
– Una costumbre centenaria: ¿te amputarías un dedo por honor?
– Un nuevo vídeo muestra cómo era Hiroshima antes de ser destruida por una bomba nuclear
– Hashima: la verdadera y macabra historia de la isla fantasma de Japón

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro