Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Pasa 50 años buscando piedras que parecen rostros; este es el resultado

7/07/17 | +Asia

No es la primera vez que hablamos de museos peculiares que se pueden encontrar en Japón, ya que evidentemente es un país tan peculiar que, por supuesto, sus museo no podían ser comunes como los nuestros. Desde museos dedicados a los zombies, hasta acuarios en donde todos los peces que se muestran están totalmente congelados. Incluso establecimientos en donde supuestamente pueden contemplarse restos de animales mitológicos cuya existencia está ciertamente en entredicho.

Si hablamos de un museo de piedras o de rocas, probablemente, a nadie le extrañaría. Después de todo, seguro que a lo largo del planeta existen decenas de museos que tratan la geología. Pero este museo de Japón, situado concretamente en la Prefectura de Saitama, es un tanto peculiar. Incluye rocas, sí, pero todas ellas con una peculiaridad: tienen la forma de un rostro. Aquí no encontraremos detalles sobre la formación de cada roca o sus materiales, pero sí sobre la persona a la que representan, al menos las más evidentes.

Si visitas Tokio y tienes tiempo, quizás quieras desplazarte dos horas al noroeste para conocer la ciudad de Chichibu (Chichibu-shi). Es una ciudad conocida del país, gracias a su colorido Hitsujiyama Park, también conocido como parque de las flores infinitas. Una zona de 16.500 metros cuadrados repletas de flores de varias tonalidades de rosa, especialmente flores de musgo. Cerca también se puede encontrar el Museo Chinsekikan.

Shozo Hayama junto al museo - Web oficial
Shozo Hayama junto al museo – Web oficial

Gracias a la peculiar afición del dueño original del museo, Shozo Hayama, quien pasó 50 años buscando piedras con forma de rostros, se pudo realizar esta exposición. Chinsekikan, que significa en japonés “pasillo de rocas curiosas”, alberga más de 1700 rocas cuya forma conquistaron a Shozo Hayama. Shozo falleció en el año 2010 y, en la actualidad, el museo está gestionado por su esposa, Yoshiko Hayama.

Los dos únicos requisitos que Shozo Hayama cumplía para su colección y afición, es que las rocas debían tener forma de cara y que la misma debía ser natural. No hay ninguna piedra tallada por la mano del hombre, son todas formas naturales causadas por miles de años de erosión. Sin duda una afición peculiar que provocaría sorpresa de sus vecinos y conocidos.

Hay tantas piedras en la colección que muchas de ellas no tienen nombre, por tanto, los propietarios de vez en cuando invitan a las personas a poner nombre a algunas rocas. Al ser un museo casi familiar y personal, es recomendable que los visitantes se pongan en contacto con los responsables por medio de la página web y adviertan de su visita.

Algunas de las rocas más famosas de la colección son las que imitan a personajes conocidos como el cantante Elvis Presley. También hay sitio para los personajes de ficción, como el extraterrestre de Steven Spielberg E.T., y el personaje de videojuegos de Nintendo Donkey Kong.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro