Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

No tires el corcho del vino: 10 usos prácticos que puedes hacer con él

4/05/18 | +Asia

El vino, como sabéis, es una bebida obtenida de la uva mediante la fermentación alcohólica de su mosto o zumo. La fermentación se produce por la acción metabólica de levaduras, que transforman los azúcares del fruto en etanol y el gas en forma de dióxido de carbono. El azúcar y los ácidos que posee la fruta son suficientes para el desarrollo de la fermentación. Por lo general, adquirimos esta bebida en una botella de vidrio con diversos cierres, entre los que podemos encontrar tapones de materiales naturales como el corcho, semisintéticos, sintéticos y cápsulas metálicas.

Pero es este primero, el corcho, el que nos interesa en esta ocasión. El corcho empleado en el sellado de las botellas es de uso mayoritario en el mundo. Es la corteza del alcornoque, un tejido vegetal que en botánica se denomina felema y que recubre el tronco del árbol. Cada año, crece una nueva peridermis que se superpone a las más antiguas, formando así esta corteza. Esta corteza se prepara y se elabora un producto comercial con ella; ya sean los tapones para las botellas de vino o el corcho para la pared.

En NoSoloManga nos gusta reciclar, y por ello vamos a mostrarte algunos usos que puedes darle a los viejos corchos de las botellas de vino. Deja de tirarlos, lávalos y consérvalos. Cuando tengas unos cuantos podrás hacer manualidades de objetos útiles que puedes usar en casa. Las manualidades son muy sencillas de hacer y no se requiere mucha habilidad, por lo que son perfectas para pasar una tarde entretenida.

El canal japonés 便利ライフハック, dedicado a realizar trucos que nos ayudan en nuestro día a día, publicó un vídeo en el que nos enseña varias manualidades que podemos hacer con los viejos corchos de vino. Como hemos comentado, las manualidades son realmente sencillas de hacer e, incluso, algunas pueden gustar a los más pequeños de la casa. Aunque el vídeo cuenta con 10 utilidades, hemos queridos destacar tres de ellas:

Corcho

En la primera de ellas, lo único que necesitamos a mayores del corcho es una cinta adhesiva de doble cara. Lo único que tenemos que hacer es cortar el corcho en lonchas de medio centímetro de grosor. Una vez tengamos unas cuantas, cortamos cuadros de la cinta adhesiva de doble cara. Despegamos uno de los bordes y los pegamos al corcho por una de sus caras. Una vez hecho esto, cortamos las esquinas sobrantes de la cinta y la pegamos en la pared. Ya podremos clavar con una chincheta nuestras fotos preferidas a la pared.

Corcho

En la siguiente manualidad haremos un bonito cuelgallaves. Necesitamos un marco viejo que no utilices. Retira el cristal y deja la parte trasera al aire. Ahora pegamos corchos al fondo con la ayuda de pegamento térmico. Cubrimos toda las superficie posible. Tan solo debemos enroscar alcayata para las llaves y colgarla en la pared. ¡Ya no llegarás tarde al trabajo por no saber dónde están las llaves!

Corcho

Por último, veremos cómo realizar un atril sujeta-fotos con tan solo unos cortes. Es importante que cuando hagas esto trabajes con guantes protectores, ya que puedes cortarte. Elige un corcho y con la ayuda de un cúter o un cuchillo bien afilado, corta de forma transversal el corcho. Tan solo debemos darle una base recta, por lo que no es necesario que cortes mucho trozo. 1/5 del mismo es suficiente. Ahora tan solo debemos realizar un corte por el centro. Este corte debe tener una profundidad de no más de medio centímetro. Coloca tu foto preferida en el corte a modo de atril.

Tal vez te interese:
– Te enseñamos el truco japonés para doblar calcetines según su forma
– No te estás bañando bien: esta es la mejor forma de hacerlo para cuidar tu piel

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro