Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Manzana congelada; el postre de dieta más refrescante del verano

26/05/17 | +Asia

El verano es una de las cuatro estaciones de las que disfrutamos en el planet tierra. Es de todas ellas, la más cálida. Además, se caracteriza por tener días más largos y noches más cortas. Como sabéis, dependiendo del hemisferio en el que nos encontramos el verano varía, siendo los meses de junio, julio y agosto en el hemisferio norte; y diciembre, enero y febrero en el hemisferio sur.

Pero a la llegada del calor, que puede ser un verdadero problema sobre todo en las desquiciantes noches, se le une un cambio en la conducta de las personas. No solo en la actividad, ya que hay más horas de luz que incitan a no quedarse en casa, sino también a los hábitos alimenticios. Y no, no hablamos de las frutas y verduras de temporada, sino de las insufribles dietas. ¿Quién no quiere lucir el mejor tipo en la playa?

Manzana

Las dietas, aunque es una asociación errónea, son prácticas de restricción de ingesta de comida, con la finalidad de obtener solo los nutrientes y energía necesaria, y así mantener o perder peso corporal. Son muy típicas del verano, ya que las elevadas temperaturas nos invitan a vestir más ligeros, y a refrescarnos en piscinas o en playas. Por esto, quien más y quien menos quiere lucir bien ante los demás. Pero sin duda es difícil hacer esto cuando el verano también trae consigo postres tan refrescantes y deliciosos como los helados. Pero como bien sabemos, un helado puede hacer que nos saltemos la dieta que estamos siguiendo, y la clave de todas las dietas es la constancia.

¿Qué podemos tomar entonces en verano de postre? Pues la respuesta es una fruta que puedes conseguir todo el año en la frutería, las manzanas. La manzana es una fruta de la que existen entre 5.000 y 20.000 variedades diferentes, pero como es normal, tan solo se cultivan alguna de ellas. Entre las más habituales se encuentran: Gala, Golden Delicious, Granny Smith, Reineta… cada una de ellas con un sabor diferente.

Manzana

Claro que pueden ser dulces y jugosas, pero la misma manzana o la forma en la que la tomamos todos los días, puede llegar aburrir. Vamos a explicaros una manera súper fácil de hacer una compota de manzana deliciosa, que satisfaga tu gusto por el dulce, y que no arruine tu dieta. La receta es tan fácil que incluso es sorprendente. Como muchas recetas actuales, esta se debió a un error; el error de colocar la manzana accidentalmente en el congelador en lugar de en la nevera.

Ingredientes

Una manzana. No importa el tipo, pero seguro que querrás probarla con todos ellos. Además, la gran variedad de elección hará que este postre no te sepa igual siempre.

Pasos a seguir

Manzana

1- Lavamos la manzana. Comeremos la piel, una de las partes de la manzana que más nutrientes nos ofrece, por lo que asegúrate de que está bien limpia.
2- Deja la manzana toda una noche en el congelador.
3- Al día siguiente, deja la manzana a temperatura ambiente. Al descongelarse, la manzana puede perder jugos, así que asegúrate de colocarla en un plato.
4- Una vez que la manzana se descongele, simplemente córtala y a la boca. Puedes comértela cuando aún no se ha descongelado del todo y se mantiene fría, para que se refrescante.

Es una receta extremadamente simple ¿verdad? Los resultados son muy satisfactorios. La textura crujiente de la manzana se conserva, pero la dulzura parece haberse cristalizado en esta versión ligeramente más sólida de una compota. Como último consejo, espolvorea un poco de canela sobre la manzana, y tendrás un postre ideal para el verano.

Tal vez te interese:
Estas son las cinco comidas más típicas en Japón durante la primavera
Esta salsa de chocolate le dará un toque especial y muy sabroso a tu arroz
Esta nueva variante del ramen te dejará sin palabras… ¡y sin cejas!

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro