Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Lo último en Japón; ya puedes comprar cartas de amor de adolescentes escritas a mano

12/05/17 | +Asia

Japón es un país conocido por gran cantidad de cosas: el sake o el ramen, los samuráis, el Monte Fuji, los cerezos en flor, la tecnología, Shibuya, los baños termales y, por supuesto, las máquinas expendedoras. Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el país del sol naciente es el paraíso de las máquinas expendedoras, en donde por un par de centenares de yenes puedes conseguir casi cualquier cosa. No no referimos al mito de las bragas de segunda mano, pero sí cosas como paraguas, comida de todo tipo, bragas para botellas de agua, figuras para adornar vasos, etc. 

La última excentricidad en llegar a las máquinas expendedoras japonesas son las cartas de amor. Todo recordamos esos años de instituto en donde las cartas de amor entre los estudiantes eran muy habituales. Quienes recibían estas cartas, sin duda, se sentían realmente afortunados y orgullosos. Por ello, ahora en Japón muchos podrán recuperar esta sensación o rememorar sus años en el instituto con estas notas de amor escritas por, supuestamente, una estudiante. No, no es broma, los nipones pagan por estas cosas, aunque sólo sean un par de centenares de yenes (2 euros).

Esta máquina fue presentada recientemente en las redes sociales niponas por el usuario @higebozu72, indicando que las cartas estaban escritas a mano supuestamente por colegialas. Por supuesto, muchos usuarios de Twitter de Nagoya -capital de la Prefectura de Aichi en donde está situada la máquina- han salido a la calle para obtener su propia carta. Las mismas han sido compartidas en la red de redes, y podemos leer el contenido de alguna de ellas.


Soy yo Kiki, la chica que se sienta a tu lado. Gracias por prestarme el CD. Siempre tenemos muchas cosas en común relacionadas con la música. ¡He estado escuchando sin parar el grupo que me recomendaste el otro día! Me gusta mucho (> <) ♪ 

He oído que van a tener un concierto pronto. Quiero ir, pero no me gustaría ir sola. ¿¿Quieres venir conmigo?? ¡¡Si no quieres no pasa nada!! Pero, si quieres ir conmigo, ¡tal vez lo pasemos muy bien! Ya que sólo algunas veces hablamos en la escuela, siempre pienso en cosas que quiero decirte cuando llego a casa. Así que tal vez podríamos hacer otras cosas juntos, no sólo el concierto, ¡quizás ir al karaoke o salir a comer después de la escuela! Tengo muchas otras cosas que quiero decirte. Dime tu respuesta mañana. ¡Ah, y no te olvides tu libro de texto de mañana! No voy a dejarte que me lo pidas prestado de nuevo lol -Kiki“.

Como vemos, una carta con una forma de expresarse bastante propia de una adolescente o, al menos, no desentona. Vamos a leer otra:


Ignoraste mi mensaje del LINE el otro día, ¿verdad? ¿Qué estabas haciendo esos 30 minutos antes de que llegase el aviso de ‘visto’?  ¿Qué estaba haciendo en esas 3 horas antes de enviarme la respuesta? Sólo enviándome un sello no es suficiente para ayudarme a comprender. Estaba preocupada, por lo que fui a tu casa, pero las luces no estaban encendidas. ¿Dónde estabas? ¿Estabas con alguien? 

Estoy demasiado ocupado con el trabajo, pero aun así te digo dónde estoy. Me gustas, así que saco tiempo para ti. ¿No es de sentido común? Cada día en el trabajo pienso en ti tanto que puede llegar a ser una distracción. ¿Tu cuánto piensas en mí todos los días? Por favor, respóndeme pronto. -Kiki“.

Esta segunda carta ya es un poco más seria, rozando quizás los celos y siendo muy empalagosa. Pero sin duda es la típica conversación entre adolescentes. ¿Comprarías algunas de estas cartas?

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro