Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Lo haces mal: así debes usar tu trapo de cocina para no quemarte

8/05/18 | +Asia

No es lo que buscamos o deseamos, pero es cierto que las quemaduras son más habituales de lo que pensamos. Existen varios motivos por los que te puedes quemar, pero aquellos que somos un poco patosos en la cocina, nuestro mayor archienemigo es el horno. En la mayoría de las ocasiones nos quemamos por las prisas. Por alguna razón, estas nos hacen pensar que el el horno no está caliente o, simplemente, no nos permiten pensar con claridad en el peligro que se corre.

Pero por mucho cuidado que pongas en la cocina, de vez en cuando nos cortaremos, nos saltará una gota de aceite a la cara o nos quemaremos con la bandeja del horno. Son leyes no escritas que aceptamos cuando nos ponemos a cocinar; sobre todo, como he dicho, los que somos más patosos. Además, si a esta fórmula le añadimos el factor de que la mayoría de personas no cuenta con las herramientas necesarias (guantes especiales para horno) y todo lo hacen con trapos de cocina, las posibilidades de quemarnos aumentan.

Pero si eres de este grupo de personas que vive al límite y no compra unos guantes para el horno, este truco puede que te sea de gran utilidad. Si lo haces bien, seguramente dejarás de quemarte y no te harán falta comprar guantes de cocina. Eso sí, es imprescindible que tengas un par de trapos de cocina más largos que anchos y que te guste el origami (plegar un material, sin el uso de tijeras ni pegamentos, con el objetivo de realizar una figura), o como lo conocemos en nuestro país, la papiroflexia.

El canal japonés 便利ライフハック, dedicado a realizar trucos que nos ayudan en nuestro día a día, publicó un vídeo en el que nos enseña ha realizar tres hacks de origami. Aunque el origami asusta en un primer momento, no se trata de un truco que requiera muchas dobleces del trapo, por lo que es realmente sencillo de hacer y fácil de recordar. Aunque el vídeo cuenta con 3 utilidades, hemos queridos destacar tan solo la ultima, ya que es la que realmente más utilidad le sacaremos.

Trapo

Lo primero que tenemos que hacer es escoger un trapo de cocina que sea rectangular, al menos el doble de largo. Lo estiramos y lo colocamos con la parte estampada contra la mesa. Lo dividimos imaginariamente en cinco partes iguales y llevamos uno de los bordes pequeños a la primera de las divisiones. Ahora plegamos la solapa restante hacia el interior. El trapo ahora será más o menos cuadrado. Volvemos a doblar los bordes hacia el centro. Damos la vuelta al trapo con cuidado de que no se estire. Lo dividimos mentalmente en tres partes iguales y doblamos el trapo por la primera de ellas. Ahora introducimos la solapa que no hemos doblado en el interior de la que sí hemos plegado. Al darle la vuelta, si lo hemos hecho bien, tendremos unos bonitos guantes para sacar las bandejas del horno sin quemarnos.

Tal vez te interese:

No tires el corcho del vino: 10 usos prácticos que puedes hacer con él
Te enseñamos el truco japonés para doblar calcetines según su forma

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro