Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Llevas toda la vida comiendo mal las fresas; te enseñamos a hacerlo

12/04/17 | +Asia

Una fragaria es una de las plantas rastreras estoloniferas más conocidas del mundo. Hablando en cristiano, como comúnmente se suele decir, es la planta de la fresa, cuyo fruto es uno de los más deliciosos que existen y es usado para elaborar gran cantidad de recetas, especialmente englobadas en el género de la repostería. Siendo una excelente opción para desayunar, merendar o tomar el postre durante los meses de su temporada -especialmente primavera-, pocas personas no soportan el sabor dulzón y ligeramente agrio de las fresas. Existen muchas variedades de esta fruta, y algunas pueden tener sabores ligeramente diferentes.

En definitiva, la fresa es un alimento muy recomendable. Además de estar deliciosa, es una fruta adecuada en regímenes dietéticos por su escasa concentración de glúcidos, y por ello tiene ese sabor agrio y no tan azucarado. Seguro que has comido cientos de fresas durante toda tu vida pero, sorpresa, has estado comiendo las fresas mal desde siempre. ¡Al menos esto nos ha pasado a la mayoría! Y no, no se trata de una costumbre, ya que hay una cierta base científica que debemos tener en cuenta a la hora de comer una fresa.

Fresas

Para comer una fresa fresca prácticamente la totalidad del mundo coge la fresa, le quita las hojas verdes que presenta en su parte superior, y agarrándola por la parte gruesa empieza a comerla por la punta, por la parte más estrecha. Mal, muy mal, esto que lleváis haciendo toda la vida es, literalmente, desaprovechar el sabor de las fresas. Al menos según se descubrió en un programa de viajes por Japón de la televisión nipona NHK conocido como J-Trip Plan, en el que el presentador Thane Camus descubre curiosidades y lugares del país del sol naciente.

Uno de estos programas lo llevó a la conocida granja Kiki Strawberry, en donde existe una gran plantación de fresas. De hecho, se trata de una granja especial, ya que ofrece ofertas de comer todo lo que puedas por un precio fijo, algo que sin duda alegrará a los más glotones. Si os interesa, se encuentra en la prefectura de Ehime, en Shikoku. Sólo debes entrar en los grandes invernaderos, coger una fresa de la propia planta, pasarla por agua, y disfrutar de su sabor. Sin embargo, si las coméis como siempre, puede que su dueño os llame la atención, como le sucedió a este presentador.

Fresas

Resulta que debéis comenzar a comer la fresa siempre por la parte gruesa, y nunca por la parte fina. La parte más dulce de la fresa, en donde se concentran los glúcidos, es en la parte más estrecha. Sí, la punta es la parte más deliciosa de la fresa, y por ello nosotros nos la comemos antes. Sin embargo, como muchos sabréis, nuestra lengua divide las papilas gustativas por zonas. La parte de la lengua que detecta el sabor dulce es la punta y, por lo tanto, si comemos una fresa comenzando por la parte fina, esta tocará muy poco la punta de la lengua. Por tanto, parte de su sabor dulce y delicioso lo perderemos. 

Se recomienda que empieces por la parte gruesa ya que, llegado el momento de comerse la punta de la fresa, está tocará la zona perfecta de la lengua para disfrutar de todo el sabor. Obviamente este truco resulta cuando comes únicamente fresas y de forma normal, masticándola tranquilamente. Si engulles la comida como un Tyrannosaurus rex, o comes las fresas troceadas con nata o yogur, entonces probablemente esta “técnica” te importará mucho menos.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro