Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Llevas toda la vida atando mal los cordones de las zapatillas

25/10/17 | +Asia

En la actualidad existen zapatillas deportivas de todo tipo, con miles de diseños y colores diferentes, cuyo objetivo es impresionar a sus futuros usuarios. Sin embargo, es cierto que cuando hablamos de zapatillas deportivas para practicar deporte, y no simplemente para ponerse a diario o para salir, tendemos siempre a elegir los modelos más simples y cómodos. Las zapatillas con cámara de aire de toda la vida, con las que hemos crecido y jugábamos de pequeños al fútbol. Son las mejores para el deporte, al menos eso dicen.

Sin embargo, y aunque muchos tenemos un largo historial en el uso de zapatillas deportivas, es curioso saber que existe un elemento que aún no sabemos utilizar. Es más, prácticamente nadie sabe para qué demonios sirven los agujeros superiores de las zapatillas deportivas; sí, esos 4 agujeros -2 en cada lado- situados muy por encima de los agujeros de los cordones normales. Muchos tiran por la vía fácil y pasan los cordones como si se tratase de 4 agujeros comunes, sin embargo… ¿los estamos utilizando de forma correcta?

Como habéis podido adivinar gracias al titular de esta noticia, obviamente no los estamos utilizando de forma correcta. Estos agujeros, como seguro muchos podéis adivinar, sirven para pasar los cordones y sujetar la lengüeta por su parte superior, con el objetivo de que quede bien pegada al pie. Sin embargo, estos agujeros son inservibles si solamente pasamos los cordones entrecruzados como lo hacemos con el resto de agujeros. Si lo haces así… llevas toda la vida atando mal los cordones de tus zapatillas.

Tampoco sirve simplemente dejarlos sin atar, ya que el pie quedará mucho menos seguro en la zapatilla y, de esta forma, se producen muchas más lesiones. ¿Cómo atarlos correctamente? En el vídeo japonés anterior podemos ver la forma más apropiada de utilizar estos agujeros para que nuestro pie quede bien atado y no se produzcan movimientos inseguros.

Captura

Lo primero que debemos hacer es colocar los cordones de forma entrecruzada, como habitualmente los colocamos en todas las zapatillas deportivas. Lo hacemos hasta llegar a los dos primeros agujeros superiores, de tal forma de que en cada uno de los lados quede un agujero libre. Acto seguido debemos pasar el cordón sobresaliente por cada uno de los lados por su correspondiente agujero, sin cruzarlos. Dejamos una lazada para poder introducir los cordones de la parte contraria por el medio del cordón, y entonces podemos apretar y atarlos de forma normal.

Veréis como la lengüeta de la zapatilla deportiva queda, ahora sí, mucho más sujeta y no se doblará hacia abajo. ¡Correr será ahora mucho más satisfactorio!

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro