Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Llegó tarde al colegio y se salvó de la bomba atómica; la historia de Yasuhiko Taketa

28/04/17 | +Asia

Existen decenas de historias relacionadas con el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Japón, siendo algunas de ellas realmente impresionantes y dignas de una película. En las últimas semanas hemos conocido las historias de Tsutomu Yamaguchi, quien sobrevivió a la explosión de las dos bombas lanzadas -siendo el único de la historia-, y la de Eizo Nomura, quien pudo sobrevivir a la bomba atómica de Hiroshima pese a encontrarse a tan solo 150 metros del epicentro. El protagonista de la historia de hoy ha tenido, sin duda, mucha más suerte.

Yasuhiko Taketa era muy joven cuando Harry S. Truman, presidente de los Estados Unidos por aquel entonces, ordenó terminar con la guerra contra el Imperio de Japón -y por lo tanto con la Segunda Guerra Mundial- lanzando dos bombas nucleares sobre población civil. Little Boy, la primera de las dos bombas, fue soltada sobre Hiroshima el lunes 6 de agosto de 1945. La ciudad japonesa fue prácticamente borrada del mapa, causando decenas de miles de muertos de forma directa. Yasuhiko Taketa tendría que haber sido uno de ellos, pero la suerte quiso que se salvara.

En agosto de 1945 este superviviente tenía 9 años de edad. Esa fatídica mañana debía ir al colegio como todos los días. Por aquel entonces la población ayudaba en todo lo posible al ejército, y una de las tareas de la ciudadanía era crear rutas de escape con el objetivo de prepararse para un bombardeo. Todos en la ciudad ayudaban: mujeres, ancianos y, por supuesto, niños. La clase de Yasuhiko Taketa ayudaba en la tarea de desescombro, con el objetivo de crear y dejar libre rutas de escape.

Bomba atómica

183 estudiantes trabajaban en la creación de estas rutas de escape de la ciudad, todos ellos fueron asesinados por la bomba atómica. Sin embargo, ese día la madre de Taketa le pidió que le llevase comida a su hermana, motivo por el que el joven muchacho no se incorporó al trabajo junto a sus compañeros. Este retraso le salvó la vida. Yasuhiko Taketa esperaba en una estación de tren de Hiroshima el transporte que lo llevaría hasta sus compañeros. En dicho momento fue cuando se produjo la explosión de Little Boy.

Un destello de luz, más brillante que el sol

Años después, ya convertido en hombre, Taketa contaría su experiencia al sobrevivir a la explosión nuclear. “Hubo un deslumbrante destello de luz, más brillante incluso que el sol”, asegurando además que por un momento se quedó ciego, “segundos después oí el sonido de una explosión masiva. Mis oídos pitaban. El suelo temblaba bajo mis pies, y todos los edificios de la zona estaban temblando”. En aquel momento este joven muchacho estaba totalmente paralizado por el miedo.

Por simple instinto, Yasuhiko Taketa se refugió bajo uno de los bancos de la estación. Cuando el ruido se detuvo, se arrastró fuera del escondrijo improvisado y miró a su alrededor. Fue entonces cuando lo vio: “un enorme pilar de fuego rojo brillante“. El hongo nuclear de la explosión de Hiroshima medía 200 metros de diámetro y se levantó hasta los 10.000 metros de altura. “La vista era tan horrible que no puedo encontrar palabras para describirla”, comentó este superviviente.

Hiroshima

Toda la ciudad de Hiroshima había sido destruida en segundos, ocultándose bajo una nube de escombros y fuego, a causa de una explosión nuclear efectuada a 600 metros de altitud con el objetivo de causar más daños. Taketa no tardó demasiado en comprender el gran desastre causado, la gran cantidad de vidas humanas perdidas y, por supuesto, la gran cantidad de heridos resultantes. Su escuela se convirtió en un cuartel de primeros auxilios improvisado, en donde pudo ver la peor parte de la guerra.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro