Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

La tortura más famosa: lo que nunca te han contado de la Gota China

13/04/18 | +Asia

Aunque suene muy antiguo, la tortura humana sigue siendo, por desgracia, una práctica que aún se utiliza en algunos conflictos actuales. Por tanto no es de extrañar que, por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial algunos ejércitos utilizasen la tortura entre sus prisioneros para conocer secretos del enemigo o, simplemente, para bajar la moral de las tropas contrarias. La tortura es la más antigua de las tácticas de guerra, aunque por supuesto se trata de algo inhumano que la mayoría de la sociedad rechaza.

La Historia de la tortura comienza en la Antigua Grecia y alcanza su periodo de “esplendor” entre los siglos XII y XVIII, sobre todo en occidente. En la segunda mitad del siglo XVIII y principios del siglo XIX fue abolida en todos los sistemas judiciales europeos, pero reapareció en el siglo XX, al ser utilizada por los regímenes fascistas y comunistas y también por estados democráticos, como Francia durante la Guerra de Argelia.

Gotas de agua

Algunos métodos de tortura son realmente conocidos, y en esta ocasión vamos a hablaros de la Gota China. El gigante asiático, la República Popular China, como la mayoría de las naciones más antiguas, infligió a sus enemigos prácticas de tortura. Da nombre a esta tortura que tal vez te suene. Pero hay un par de error que mucha gente cree conocer de la misma, pero que no son ni mucho menos verdad.

La primera es que, pese a su nombre, la tortura de Gota China no se ideó en dicho país. Fue descrita por primera vez con un nombre diferente por Hippolytus de Marsiliis en Italia, alrededor del siglo XV o XVI. Hippolytus, después de observar cómo las gotas de agua caían una a una sobre una piedra, se percató que esta se deformaba. Gradualmente la gota de agua terminó creando un hueco en la piedra, e Hippolytus aplicó el método al cuerpo humano. Por lo tanto esta tortura podría considerarse de origen italiano.

Sistema de tortura china
Autor de la imagen: JD de Wikipedia

Si has escuchado hablar de la misma, seguramente conocerás el método. Esta consistía en inmovilizar a un reo tumbado boca arriba, de modo que le cayera sobre la frente una gota de agua fría cada un intervalo regular de tiempo (por lo general eran cinco segundos). Después de unas cuantas horas, el goteo continuo provocaba daño físico en la piel, similar al que sufren las yemas de los dedos después de un baño.

Es en este punto en donde varía un poco la historia real. La “leyenda urbana” sostiene que la gota, que caía sobre el reo en el mismo punto del cuerpo, desgastaba tanto la piel, que conseguía llegar al hueso. Una vez en el mismo, seguía desgastando durante días hasta llegar al mismo cerebro. El reo terminaba muriendo. Sin embargo, esto no es cierto.

Sistema de tortura china
Imagen de dominio público de EEUU

La verdad es que la verdadera tortura para el reo no era los daños físicos, sino la locura que esta provocaba. Y es que la gota de agua no permitía dormir al reo, debido a la constante interrupción de las gotas frías en la frente. Además, el correr del agua también provocaba que el reo tuviese sed, pero no se le permitía hidratarse. A los pocos días de comenzar la tortura, el reo terminaba muriendo por paro cardíaco.

Tal vez te interese:

Enterrados en cenizas; ¿así es la terrible Pompeya japonesa?
Yakult: ¿por qué este yogur japonés salvó miles de vidas?

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro