Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

La terrible historia de por qué muchos japoneses no visitan la playa a partir de septiembre

28/10/16 | +Asia

España es un país turístico envidiable, y si hay algo de lo que presumir a lo largo del planeta, es de la tranquilidad que podemos obtener en nuestras vacaciones por nuestras fantásticas playas -acompañados de climas realmente buenos-. Debido a la cantidad y a la calidad de nuestras playas, no es raro que, incluso en los meses que forman el otoño y la primavera, se vean a muchos paisanos disfrutando de paseos por la orilla del mar o, incluso, atreviéndose a sumergirse en el agua para nadar un poco. Esto, en Japón, es mucho más difícil de ver, pese a que probablemente en número de playas nos superen por goleada –en Japón hay un total de ‎6.852 islas-.

Si visitáis Japón a partir del mes de septiembre, y aunque haga un tiempo maravilloso parecido al verano, veréis como en las playas niponas apenas pueden verse ciudadanos disfrutando de la arena o del agua; exceptuando alguna celebración religiosa. Hay dos motivos principales para que esto no suceda, y probablemente ambos están mucho más relacionados de lo que podría parecer en un principio. Comencemos por el más interesante, el que tiene que ver con mitos y leyendas.

Playa de Onjuku - Yoshikazu TAKADA/Flickr
Playa de Onjuku – Yoshikazu TAKADA/Flickr

En Japón muchos sigue arraigados a las viejas tradiciones, y por ello gran cantidad de nipones tienen, literalmente, miedo de bañarse en la playa a partir del mes de septiembre. De hecho, sólo van a la playa durante el verano. Cuentan las leyendas japonesas que, a partir del 1 de septiembre, los antepasados de las personas pueden atacar a sus descendientes si pisan la playa. No, no es broma, sus propios antepasados.

Los espíritus de los familiares muertos aparecerán y, si se bañan, tratarán de ahogarlos desde dentro del agua para llevarlos al otro mundo. Sí, al mundo de los muertos, y lo harían en forma de medusas, uno de los animales más espectaculares y fascinantes de los océanos –en Japón existen medusas de hasta 4 metros de diámetro-.

Playa de Chiba - Yossy Style/Flickr
Playa de Chiba – Yossy Style/Flickr

Igual que sucede en la mayoría de leyendas, se piensa que esta tiene un objetivo, una excusa para atemorizar así a los ciudadanos y, especialmente, a los niños. El objetivo sería intimidar a ciudadanos y niños para que no se bañasen cuando no hay socorristas vigilantes en las playas japonesas. De esta forma y hace años, si alguien se ahogaba en fechas lejanas al verano, se le echaba la culpa a los espíritus de los antepasados, evitando que más personas o niños corrieran la misma suerte.

Con el tiempo, la tradición se ha convertido en un “kata” japonés: normas de comportamiento no escritas pero que todo el mundo cumple a rajatabla para no romper con el status quo del comportamiento considerado común y normal.

Imagen inicial: Matthias Mueller/Flickr

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro