Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

La leyenda de Noppera-bō, el fantasma sin rostro

29/08/16 | +Asia

Comenzamos el lunes una vez más, en NoSoloManga, metiendo el miedo en el cuerpo. ¿Cómo? Con otra leyenda de la cultura y mitología tradicional japonesa, la cual nos ha dejado cientos de líneas de misterio y terror, causantes de alguna que otra noche con la mosca detrás de la oreja. Y es que Yama-uba, el demonio japonés que te atrapará si te pierdes en su bosque o los Jikininki, humanos japoneses condenados a comer cadáveres, pueden ser realmente aterradores si leemos su historia a solas en plena noche.

A no ser que seas una roca, seguro que algunas de nuestras historias te han impedido dormir cómodamente en alguna ocasión, como por ejemplo cuando os explicamos el juego de Daruma, el terrorífico entretenimiento japonés al que no te atreverás a jugar; Kokkuri-san, la güija japonesa; Hyakumonogatari, el terrorífico juego japonés de las 100 velas; o con el Hitori Kakurenbo, el juego de las escondidas a solas en el que realmente juegas con un espíritu.

Noppera-bō

Esta vez os vamos a contar la leyenda de Noppera-bō, también conocido como el fantasma sin rostro. Este yōkai es una criatura del folclore japonés que no ha de ser confundida con los Mujina, una antigua palabra japonesa usada para denominar a un tejón o el perro mapache. A diferencia de los Mujina, los cuales pueden transformarse en forma humana, Noppera-bō está generalmente solo disfrazado de humano.

Por lo general, el Noppera-bō se disfraza de humana, especialmente de mujeres bellas. Son reconocidos por asustar a las personas, pero realmente son inofensivos. En un principio toman apariencia de un humano común y, algunas veces, hasta suelen tomar el aspecto de algún familiar o conocido de la víctima, para luego hacer desaparecer sus facciones dejando tan solo piel lisa en donde debería de haber una cara. Esta escena atemoriza a las víctimas, que huyen despavoridas.

Noppera-bō

Existe un cuento popular japonés en el que un perezoso pescador decidió pescar en las charcas imperiales de Koi, cerca del palacio de Heiankyo. Su esposa solía advertirle que no se podía pescar en la charca, ya que era tierra sagrada y además se hallaba cerca de un cementerio, pero el pescador, por pereza, siguió pescando en el mismo sitio. Un día en la charca una mujer joven y de bello rostro le pidió que, por favor, dejase de pescar en el lugar. El pescador decidió ignorarla y siguió con la pesca, pero de pronto la joven mujer hizo desaparecer su rostro, y el pescador huyó despavorido. Al llegar a casa su mujer volvió a regañarle y, tras finalizar, su rostro desapareció. El pescador estaba casado con una Noppera-bō.

Pero la historia más famosa del Noppera-bō está recogida por Patrick Lafcadio Hearn, conocido también por su nombre japonés Koizumi Yakumo. Fue un escritor internacional famoso por sus libros de leyendas y fantasmas de Japón. En su libro ‘Kwaidan: Cuentos fantásticos del Japón‘, Patrick recoge la historia de un hombre que se encontraba de viaje a Edo, la antigua ciudad japonesa a la que ahora se la conoce como Tokio.

Noppera-bō

En su camino, este hombre se encontró con una mujer joven, cerca de las colinas de Kunizaka, llorando y triste. Después de intentar consolar a la joven, ella se volvió hacia él, sorprendiéndolo con la falta de su rostro. Asustado, el hombre corrió hasta que se encontró con un vendedor. Al detenerse a descansar, el hombre contó al vendedor su historia, pero una vez más retrocedió al contemplar que el comerciante acariciando su cara, la hizo desaparecer, convirtiéndose en un Noppera-bō.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro