Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

La historia del hombre al que le explotó una bomba atómica a 150 metros y sobrevivió

21/04/17 | +Asia

De la Segunda Guerra Mundial y, en concreto, del lanzamiento de las dos bombas atómicas sobre población civil, existen decenas de historias sorprendentes antes, durante y después de las explosiones. Hace pocos días hablamos de la historia de Tsutomu Yamaguchi, el único hombre -al menos de forma oficial- que sobrevivió a dos explosiones nucleares. Tras sufrir quemaduras en la explosión de Hiroshima, regresó a su ciudad en Nagasaki para recuperarse. Cuando hablaba con sus compañeros de trabajo sobre la explosión vivida en Hiroshima, la onda expansiva del objeto lanzado sobre Nagasaki lo lanzó por los aires. Vivió 40 años más después de estos dos episodios.

Sin embargo, en ambos casos, Tsutomu Yamaguchi se encontraba a varios kilómetros del epicentro de la explosión. Una distancia cercana, prudencial, aunque lo suficiente como para quemarse y salir volando por los aires. Yamaguchi tuvo mucha suerte, sin embargo, quizás Eizo Nomura sí fue bastante más afortunado que su colega japonés, pues él sí estaba a mucha menos distancia del epicentro de la explosión. Eizo Nomura sólo experimentó una explosión nuclear, pero lo hizo a tan solo 150 metros del epicentro -recordemos que las bombas atómicas explosiones antes de llegar a tierra para provocar el mayor daño posible con la onda expansiva-.

Bombardeo atómico sobre Hiroshima - Wikipedia
Bombardero de Hiroshima – Wikipedia

Eizo era un empleado municipal de mediana edad -por aquel entonces tenía 47 años- que trabajaba en edificios gubernamentales de la ciudad de Hiroshima. Aquel fatídico lunes 6 de agosto de 1945, cuando el arma nuclear Little Boy descendía del cielo para explosionar sobre su cabeza, Eizo Nomura se encontraba casualmente en el sótano de un edificio buscando documentación para una de sus labores profesionales. El objeto hizo explosión a unos 500 pies de distancia, poco más de 150 metros. En condiciones normales Nomura debió de ser volatilizado por la explosión y el intenso calor -convertido literalmente en vapor-, pero al encontrarse en el sótano del edificio pudo esquivar esta primera consecuencia.

Eizo Nomura escribió sus memoria sobre la experiencia vivida en Hiroshima. Cuando salió del edificio, la zona estaba completamente oscura por la nube de humo negro, tan fino que bien podría confundirse con la noche. Sin conocer aún todas las graves consecuencias de la explosión, se dirigió corriendo al Puente Motoyasu, en donde vio a un hombre desnudo con los brazos y las piernas extendidas hacia el cielo. Nomura recuerda que dicho hombre aún tenía en llamas la axila izquierda. Por desgracia, nuestro protagonista no pudo esquivar el segundo efecto de las bombas atómicas.

Bombardeo atómico sobre Hiroshima - Wikipedia
 Maqueta de la bomba atómico – Wikipedia

Al encontrarse tan solo a 150 metros de la explosión, este empleado del gobierno nipón fue bañado con una alta dosis de radiación. Experimentó poco después de la explosión síntomas fatales de enfermedades producidas por la radiación, incluyendo fiebre alta, diarrea, sangrado en encías, etc. Durante toda su vida luchó contra los efectos de la radiación, muriendo en 1982 con 84 años. Sin duda, muchos años más de los que nadie podría suponer, al saber que vivió una explosión nuclear a una distancia ínfima.

Comentarios

También te recomendamos