Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

La cáscara de la sandía; el remedio perfecto para las quemaduras solares

21/08/17 | +Asia

No es lo que buscamos o deseamos, pero es cierto que las quemaduras veraniegas del sol son más habituales de lo que pensamos. Existen varios motivos por los que te puedes quemar, aun poniéndote protección solar. En la mayoría de las ocasiones nos quemamos con el sol debido a una cierta negligencia. Pensamos que no aprieta tanto el sol como para ponerse protección, o que por estar metidos en el agua no nos puede quemar. También solemos pensar que si el cielo está algo nublado, los rayos del sol no nos quemarán. Errores comunes.

La forma correcta de aplicar el protector solar es hacerlo media hora antes de exponerse al sol. Hacerlo no sólo en espalda y barriga, también en los hombros, la cara y las piernas; estas zonas pueden quemarse. El número que aparece en el envase del protector solar no es, y esto es importante, el nivel de protección. Corresponde al tiempo que hace efecto dicha protección, que puede variar de dos a cinco o más horas. Por tanto, pasado dicho tiempo debemos volver a ponernos protección solar. También si salimos del agua o sudamos mucho.

Aunque estos son buenos consejos para evitar las quemaduras solares durante el verano, en donde estamos más expuestos, lo cierto es que una vez que se produce la quemadura podemos tratarla con algunos trucos. El urawaza japonés también tiene varias soluciones para tratar las quemaduras solares, aliviar los síntomas y acelerar su curación. Hace unos días os hablamos de las virtudes del té frío en las zonas afectadas.

Sandía - Pixabay

Hoy volvemos a la botica de la abuela japonesa para hablaros de otro nuevo urawaza sobre las quemaduras solares. Una vez más está relacionado, igual que el té frío, a varios de los alimentos típicos del verano. Hablamos de dos frutas que en verano alivian nuestra sed, nos refrescan y que además están riquísimas. La siempre refrescante sandía o el delicioso y azucarado melón. Pero no nos centraremos en su sabor, sino en su piel, en su cáscara.

Las propiedades de la pulpa y la cáscara de la sandía o el melón para la piel, son bien conocidas. De hecho, muchos los aconsejan como productos de belleza caseros habituales, pero son extremadamente útiles cuando se trata de aliviar las quemaduras solares. Pasar la parte de la cáscara por su extremo de la pulpa, una vez consumida la sandía, hidrata enormemente la piel. También combate la inflamación y las quemaduras solares.

Su aplicación es bastante sencilla. Sólo debemos limpiar con agua fría la zona quemada y, acto seguido, cortar un trozo de la cáscara de la sandía y frotarlo suavemente por la zona afectada. Deja reposar la zona alrededor de 15 minutos y, tras pasar este tiempo, vuelve a limpiar la zona con agua fría. Nos sirve tanto la piel de la sandía como la piel del melón, eso sí, siempre por la parte blanda, la parte interna.

Melón - Pixabay

En el caso del melón, el urawaza japonés también nos dice que podremos hacer lo mismo con la pulpa. Para tratar la zona quemada debemos extraer la pulpa del melón, quitando todas las pepitas que pueda traer. Aplasta la pulpa con un tenedor u otro objeto de la cocina, y aplica la masa resultante mediante una gasa en la zona quemada. Mantén la pulpa sobre la piel durante unos 10 minutos y, tras pasar este tiempo, ya puedes aclarar la zona con un poco de agua fría.

Las propiedades de la sandía y del melón son perfectas para volver a hidratar la piel; básicamente una quemadura es una deshidratación excesiva y brutal, por ello siempre que nos quemamos lo más recomendable es poner la zona afectada debajo de un buen chorro de agua fría.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro