Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Kaiten: los terribles torpedos kamikaze de Japón

21/04/17 | +Asia

Si una palabra es conocida del ejército japonés en la Segunda Guerra Mundial, esa es sin duda “kamikaze“. Fueron pilotos de la aviación nipona que, en muchos casos obligados y en otros por simple fanatismo, decidían terminar con sus vidas estrellándose con el avión en un objetivo militar, intentando eliminar el mayor número de soldados posibles. En muchos casos los kamikaze eran los pilotos más jóvenes, y se estrellaban por orden de sus superiores. No todos eran voluntarios, y en algunas ocasiones se les amenazaba para hacerlo. Fueron, por decirlo de alguna forma, suicidas casuales movidos por la falta de opciones en sus órdenes militares.

Sin embargo, en el ejército japonés sí había suicidas que se entrenaban para ello, y que sabían que iban a la guerra para morir en el 100% de sus actuaciones. Su misión sería la primera y la última; eran los pilotos de los kaiten (回天). “Kaiten”, de hecho, puede traducirse como “Retorno al Cielo“. Resulta que los kaiten eran, por decirlo de alguna forma, torpedos acuáticos lanzados desde submarinos en cuya carga se incorporaba una persona, un miembro del ejército japonés.

Kaiten del ejército japonés - Wikipedia
Kaiten del ejército japonés – Wikipedia

Son torpedos humanos suicidas que empleó la Armada Imperial Japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, que fueron autores de varios hundimientos importantes de navíos enemigos. La idea de lanzar hombres dentro de torpedos fue de dos oficiales navales jóvenes, pilotos de submarinos. Durante 1942 idearon la creación de un torpedo mucho más efectivo que los que ya tenían, torpedos que nunca fallaran en su lanzamiento, y decidieron crear torpedos que podían ser pilotados.

Por entonces la tecnología de seguimiento del objetivo, o de radiocontrol, estaba en pañales. Por tanto, estos torpedos debían de estar pilotados por un militar que, por supuesto, moriría con el impacto del torpedo y la posterior explosión. Para ello los dos oficiales navales usaron uno de los torpedos más exitosos de su ejército y que estaban en uso durante esta guerra, los sobresaliente torpedo Tipo 93. Un año más tarde, en 1943, los torpedos estaban diseñados, incluyendo incluso un sistema de escape para el piloto. En 1944 ya se había fabricado el primer prototipo.

Un torpedo Tipo 93 con cabina de piloto

El diseño de los kaiten era muy sencillo. La mayor parte de la estructura era la de una torpedo Tipo 93 con un añadido en el casco, una cabina en donde se ubicaba un piloto con depósito de aire. No tenía ningún tipo de tecnología en su interior, ni radio ni sonar, sólo un periscopio. Los pilotos accedían al kaiten desde un submarino nodriza, desde el que se disparaban. Permanecían en sus puestos comunicados con líneas telefónicas con el capitán del submarino hasta el momento de actuar.

USS Mississinewa afectado por un kaiten - Wikipedia
USS Mississinewa afectado por un kaiten – Wikipedia

Aunque la historia ha demostrado que fueron armas funcionales, participando y siendo protagonistas de hundimientos de importantes naves enemigas, como el destructor de escolta USS Underhill, lo cierto es que sus éxitos son escasos. De hecho, algunas submarinos nodriza que lanzaron estos torpedos, fueron gravemente dañados. Los pilotos se entrenaban en la isla de Otsushima, en el mar interior, y hoy puede verse allí un museo sobre los kaiten.

El kaiten siempre estaban operados por un solo hombre, pero los modelos de formación de mayor tamaño podían tener espacio para hasta cuatro personas. Los entrenamientos eran sumamente peligrosos, y se conoce la muerte de al menos 15 hombres en estas pruebas. Todos los pilotos que recibían sus misiones finales dejaban testamento y mensajes escritos para sus seres queridos.

Quizás te interese:
5 métodos de tortura de la Segunda Guerra Mundial que no te creerás
Sobrevivió a dos bombas atómicas; la increíble historia de Tsutomu Yamaguchi

Imagen inicial: Kansai Man/Flickr

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro