Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Hoy cocinamos yokan, la gelatina japonesa

10/10/16 | +Asia

Es uno de los mejores postres para el verano y, en general, para todo el año, especialmente para los más pequeños de la casa, pues además de saborearlo también puede ayudar a realizarlo de forma fácil y sencilla. Hablamos de la gelatina, el postre de aspecto inconsistente que, de forma habitual, tiene sabores muy dispares, generalmente afrutados.

El yōkan (羊羹) japonés es un postre gelatinoso hecho con anko, la famosa pasta de judías azuki con la que se rellenan otros postres, como el anpan que ya os hemos enseñado a realizar, o los famosos dorayakis que disfruta habitualmente ‘Doraemon’. En Japón este postre suele venderse en forma de barras o bloques, y se van cortando trozos poco a poco. Existe una variedad, llamada mizu yōkan, con un poco más de agua y generalmente congelado.

yokan

Aunque normalmente se realiza con anko, también es común ver este postre elaborado con pasta de judías blancas dulce (shiro-an), siendo un poco más lechoso y traslúcido, teniendo un sabor mucho más suave. El origen de este plato japonés es, como muchos otros, China. En china usaban gelatina animal y fue introducido en Japón por los budistas zen de las eras Kamakura y Muromachi. Ya que el budismo prohíbe los sacrificios, el yōkan se realizaba con agar-agar, gelatina no animal de origen marino.

Ingredientes:

10 gramos de gelatina en polvo (vegetal)
Una taza de anko
Una taza y media de agua
Una taza de azúcar moreno

Receta del yōkan:

Esta receta es igual de sencilla que una gelatina común, aunque evidentemente hay que preparar el anko. Tendremos que poner el agua en una olla a fuego lento, disolviendo los polvos de gelatina en ella. Una vez bien disuelta, tendremos que añadir el azúcar moreno; sigue removiendo.

yokan

Ahora tendremos que añadir una taza completa de anko, la pasta de judías de la que ya os hemos hablado con anterioridad. Recordad que para que el anko nos quede bien, tendrá que cocer durante bastante tiempo, así que lo mejor es tener siempre pasta de judía congelada para estas ocasiones – o hacerla el día anterior.

Remueve la mezcla hasta que se espese. Tendremos que verter el agua en un recipiente de cristal que nos quepa en la nevera y, tras dejarlo enfriar unos minutos fuera, lo metemos en la nevera toda la noche hasta que la gelatina solidifique la mezcla. Lo puedes servir como una gelatina normal, por trozos.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro