Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Hoy cocinamos korokke, la croqueta japonesa

16/05/16 | +Asia

En esta ocasión vamos a cocinar un plato típico del recetario japonés que, por casualidad, es muy parecido a un manjar que en España consumimos mucho y es de origen francés, la croqueta. Sí, las croquetas no son invención de vuestra madre, aunque probablemente sí sean las mejores del mundo (como en todas las familias).

Podemos considerar al korokke (‘コロッケ’) la croqueta japonesa. Se trata de una fritura procedente del país del sol naciente, pero cuyo origen en dicho país no es tradicional, sino moderno, y fue introducida alrededor de 1900. El plato, que se realiza de forma muy similar a una croqueta, puede realizarse de carne, marisco o vegetales picados, cocinados generalmente con un puré de patata y recubiertos de un empanado. Finalmente el plato se fríe hasta que el recubrimiento quede crujiente.

korokke

En ocasiones el korokke es servido con salsa de tonkatsu (otro plato japonés), una salsa agridulce parecida a la de barbacoa, con un ligero toque picante. En Japón se puede comer con trocitos de calabaza o servido como un sándwich, el korokke pan.

Ingredientes:

3 patatas
100 gramos de carne de ternera
Media cebolla
1 huevo para empanar
Sal
Pimienta
Aceite para freír
Harina
Panko (el pan rallado japonés)

Realización

Pica lo más fina posible la cebolla y póchala en una sartén. Añade la carne de ternera, previamente picada, a la cebolla y déjala que se haga. Ten cuidado, no pongas la carne demasiado tarde, sino puede quemarse la cebolla. Añade sal y pimienta al gusto, no hay una proporción fija en este sentido; todo depende de cómo te guste sazonada la carne.

korokke

Debemos pelar las patatas y cortarlas en trozos. Tenemos que hervir los trozos de patatas de forma totalmente normal y, una vez cocidos, los machacamos y prensamos bien. En Japón hay ocasiones en las que añaden huevos cocidos picados a la pasta de patatas, pero es opcional. Mezcla el puré de patatas con la carne y la cebolla salpimentada, y deja que esta “pasta” se enfríe.

Ahora puedes hacer las bolas, igual que si fuera una croqueta, aunque con algo más de tamaño (como una pelota de golf o algo más grande). Cubre las bolas con harina, pásalas por el huevo batido, y rebózalas con panko. Una operación muy parecida a la que hacemos con las croquetas, y que por supuesto los niños de la casa pueden realizar supervisados por un adulto.

Fríe las bolas rebozadas hasta que tengan un aspecto crocante, de color marrón. ¡Buen provecho!

Quizás te interese:
Hoy cocinamos Pollo Teriyaki, el conocido y sabroso plato japonés
Hoy cocinamos Mizu Manjū, un dulce tradicional
¿Sabes cocinar los Mitarashi Dango? Te enseñamos

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro