Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Exportan ilegalmente galgos a China para comérselos

7/12/17 | +Asia

Kerry Elliman, fundadora de la protectora de animales “Birmingham Greyhound Protection” ha denunciado a través de las redes sociales la terrible realidad que sufren los galgos británicos e irlandeses que al hacerse más viejos (normalmente a partir de los 2 años) son exportados al gigante asiático de forma ilegal para el consumo de su carne, estos animales acaban siendo maltratados y torturados hasta su muerte.

La activista, Kerry Elliman, contaba este domingo en Sunday Mirror la horrorosa situación que pueden llegar a vivir estos animales. Asegura haber visto vídeos dónde los perros son hervidos con vida hasta morir.

Elliman cuenta para este periódico británico en que consiste toda la trama de venta ilegal de estos animales. Asegura que en China se llega a pagar hasta 340.000 euros por galgos con linaje británico o irlandés.

Su destino principal son las carreras de galgos, prohibidas en China, su destino principal es Macao donde tienen un sistema propio de regulación y su destino final es el ‘Canidrome’, el canódromo de la ciudad, y que está en el punto de mira de las asociaciones animalistas desde hace años.

Por otro lado, cuando los perros ya no valen para correr comercian con su carne. “Cuando los galgos ya no pueden correr, su carne es lo único bueno que les queda” sentenciaba Kerry Elliman para el periódico británico.

En Asia, países como China o Corea el comer carne de perro ha estado presente en su cultura y tradiciones. Hoy en día ya es difícil encontrar, sobre todo en Corea del sur, lugares donde se consuma carne de perro, y en China cada vez es menos común. La mayoría de la población ya no la consume, sin embargo, hay regiones como Yulín donde cada 21 de junio se ha estado celebrando el polémico festival donde cada año miles de perros y gatos son sacrificados para su consumo. Este año la asociación Humane Society International (HSI) aseguró haber rescatado hasta 1.000 perros y gatos cuya carne se iba a servir en este festival.

La activista tiene claro que una manera efectiva de atajar este problema de tráfico ilegal de galgos sería la prohibición de exportar estos animales al extranjero. Todavía queda mucho por hacer pero gracias a este tipo de asociaciones algunos de estos animales tienen una segunda oportunidad.

Hace apenas unos días, la asociación lograba traer de vuelta a Frankie y sus dos cachorros (tuvo ocho pero 6 no lo consiguieron), entre otros perros.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro