Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Esta isla prohibida para mujeres podría ser nombrada Patrimonio de la Humanidad

11/05/17 | +Asia

Okinoshima (沖ノ島) es una de las islas más conocidas del archipiélago japonés, y eso que el mismo incluye más de 6.800 islas, muchas de ellas más grandes e importantes. No se trata de una isla en donde abundan los gatos o los zorros, tampoco de una isla con un paisaje fuera de lo común y único. La isla de Okinoshima es conocida por su leyenda, su importante factor en la mitología japonesa y por ser uno de los lugares más sagrados del país. Esto hace que en ella existan gran cantidad de restricciones, incluyendo la posibilidad de que cualquier mujer pueda poner un pie sobre la isla.

Esta isla remota en el suroeste de Japón, polémica a ojos de los occidentales por estar prohibida para las mujeres, podría ser dentro de poco declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Recientemente un papel de asesores la ha propuesto para ello, sin embargo, con unas cuantas condiciones. El próximo 2 de julio se reunirá el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO en Polonia, y en esta reunión se tomará la decisión final de incluirla o no en la lista. 

Apenas ocupa una extensión de 240 acres, pero los japoneses saben perfectamente su localización: 60 kilómetros mar adentro frente a las ciudades de Munakata y Fukutsu, en la Prefectura de Fukuoka. Y es que en sus terrenos se encuentra el santuario Munakata Taisha Okitsumiya, uno de los más importantes del país, que rinde homenaje a una diosa del mar. En el ‘Nihon Shoki’ -Las Crónicas de Japón del siglo VIII-, se menciona a esta diosa, de ahí su importancia en la cultura nipona.

Okinoshima - MILT Japón/Wikipedia
Okinoshima – MILT Japón/Wikipedia

Pero no sólo del templo vive esta isla, pues debido a su carácter sagrado durante centenares de años se han enterrado reliquias en sus terrenos. Más de 120.000 artefactos alojados en la Shinpo-kan -sala de los tesoros- fueron descubiertos en Okinoshima, suponiendo uno de los yacimientos culturales más importantes del país después de la Segunda Guerra Mundial. Entre los objetos se encuentran espejos de cobre, anillos y joyas de oro, adornos de caballos de la península de Corea y cuentas de vidrio procedentes de los negocios en la llamada Ruta de la Seda.

Japón lleva años proponiendo este enclave para que forma parte de la lista de los monumentos y lugares Patrimonio de la Humanidad, y recientemente el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) recogió esta presupuesta. Entre los siglos IV y IX se realizaron gran cantidad de rituales religiosos en Okinoshima, especialmente para rezar por la seguridad de los buques que navegaban las aguas del país y, además, por las buenas relaciones entre Japón y sus vecinas Corea y China. 

Sin embargo, existen algunos importantes impedimentos para que la isla y Japón logren su objetivo. Es indubitable que el valor histórico, tradicional y religioso es, sin duda, innegable y muy importante. Sin embargo, la isla está afectada por viejos tabúes que no gustan; aunque finalmente son creencias de una cultura que el comité deberá analizar y valorar. Ninguna mujer nunca debe poner un pie en la isla, el acceso a la isla está totalmente restringido sin permiso previo, y los visitantes no están autorizados a hablar sobre su viaje y mucho menos llevarse algo de este lugar sagrado. Ni tan siquiera una flor o una piedra.

Es posible que si la candidatura sigue adelante, el gobierno local tome medidas con algunas de estas restricciones para mejorar y potenciar el turismo de la isla.

Quizás te interese:
Más de 4 millones de flores adornan este parque japonés
Koiya; viaja a la época de los samuráis en Japón

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro