Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Enfría tu lata de refresco en 2 minutos de reloj con este truco

23/08/17 | +Asia

Estás pasando otro caluroso día de verano en agosto, así que decides ir a la nevera y tomarte una de esas latas de refresco que has comprado hace algunos días para refrescarte. Incluso un amigo o familiar te pide una para apaciguar su calor. Sin embargo, llegaste tan apurado de la compra que te olvidaste por completo de meter las latas en la nevera para enfriarlas… ahora el refresco está incluso más caliente que el agua que sale del grifo. Tranquilo, porque no está todo perdido.

Mitigar la temperatura con una lata de refresco bien frío es posible, y no, no hablamos de poner el refresco en un vaso con hielos, en el que siempre se diluye el agua y se pierde algo de sabor. Puedes enfriar una lata de refresco, de lo más normal, con simplemente un par de utensilios. Se trata de un truco del urawaza japonés, que gracias a un usuarios de Youtube podemos aprender y comprobar los efectos. Dos minutos de reloj, ni un minuto más ni un minuto menos, necesitamos para prácticamente congelar nuestro refresco.

No se trata de un engaño, si sigues estos paso serás capaz de enfriar decenas de grados una bebida en pocos minutos; hasta 20 grados para ser exactos. Sólo necesitas un poco de hielo y un poco de sal, además de un recipiente de un cierto tamaño. Asegúrate de tener también una cinta fina de plástico, que usaremos para mover la lata de refresco. ¿Tienes todo los disponible? Pues atento al vídeo y a la explicación.

Lo primero que debes hacer es coger un recipiente de tamaño medio; cualquier fuente de cristal o porcelana que tengas en la cocina sirve perfectamente. Ahora debes rellenar el fondo con cubitos de hielo que tengamos en el congelador. La base del recipiente debe quedar rellena, así que lo mejor es utilizar un bol o cualquiera otro recipiente cuya base sea más estrecha, a fin de gastar menos hielo. Ahora pasamos la cinta de plástico sobre el hielo, asegurándonos que es lo suficientemente larga para que los dos extremos salgan del bol.

Ponemos la lata de refresco, es indiferente la marca, sobre la cinta y el hielo del fondo del recipiente. Una vez hecho esto, ponemos más hielo en el recipiente, a fin de cubrir lo máximo posible la lata. Ahora una de las partes claves del truco: esparcimos alrededor de dos cucharadas de sal sobre el hielo del recipiente, especialmente el que está más pegado a la lata. En este momento vemos como en el vídeo se activa el cronómetro de dos minutos, aunque para hacerlo en casa no necesitáis medir el tiempo, por supuesto.

Con el hielo sobre la lata recubierto de sal, lo único que debemos hacer es usar las dos tiras de la cinta que sobresalen del bol para mover la lata entre el hielo. Debemos hacer que la lata gire, moviendo la cinta de un lado a otro, pero evitando que el refresco pierda el contacto con el hielo. Tras dos minutos moviendo la lata en círculos, sin ser demasiado bruscos, vemos como la temperatura inicial de 23 grados se ha reducido en el interior a una temperatura del refresco de menos de 4 grados.

Urawaza japonés de latas - Benri LifeHack/YouTube
Urawaza japonés de latas – Benri LifeHack/YouTube

Es importante el movimiento de giro que hacemos en la lata, a fin de que su interior se enfríe más rápido. Si repetimos el truco, pero no giramos la lata, veremos como la temperatura se reduce de forma mucho más lenta. En el vídeo la diferencia es sustancial usando los dos métodos.

Parte del truco es gracias a la sal. La sal hace que el punto de congelación del agua sea más frío. Por tanto, derrite el hielo, pero no lo hace porque pierda temperatura, sino que el agua salada puede ser líquida incluso por debajo de los 0 grados. Por tanto, poco a poco la botella entra en contacto con hielo y agua que se encuentra en los 0 grados, y al girarla el efecto del enfriamiento se multiplica.

¿Has probado el truco? Cuéntanos los resultados por medio de nuestras redes sociales.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro