Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

El OVNI de Kera, uno de los casos más extraños de la ufología japonesa

9/08/16 | +Asia

Una vez más lo desconocido es protagonista en NoSoloManga. Como sabéis, Japón es uno de los países en donde el misterio y lo oscuro forma parte importante de su cultura. Mucha de estas leyendas son a raíz de su rica mitología o innumerables espíritus y dioses, pero algunas veces dependen únicamente de lo que nos es desconocido a nivel mundial, como los OVNI. En Japón se han dado alguno de los casos más alucinantes de la ufología, como el caso del Utsuro-bune, el encuentro en la tercera fase japonés del siglo XIX. Esta vez os hablaremos de un caso menos conocidos, pero posiblemente más alucinantes, de la ufología mundial, el OVNI de Kera.

Antes de nada, este caso está documentado tan solo a través de Internet, mucha gente se refiere a él como una patraña, mientras que otros afirman que posiblemente sea uno de los contactos OVNI más espectaculares del que se tiene información e imágenes. Tras leer el artículo tendrás que decidir si lo veis como una buena historia o, por el contrario, es un caso real. Lo que sí que es seguro, es que ni la mejor película de Hollywood podría igual esta historia.

El OVNI de Kera

Esta historia comienza en el verano de 1972, más en concreto el 25 de agosto en la zona de Kera, situada en la ciudad de Kōchi, capital de la Prefectura de Kōchi. Esa tarde un estudiante japonés de 13 años, llamado Michio Seo, regresaba de la escuela cuando vislumbro un extraño objeto flotando por el aire encima de los arrozales.

El objeto en cuestión se movía como un rayo hacia atrás y hacia adelante. Tenía forma de sombrero, pero era metálico y sin brillo. Con una cúpula bastante pronunciada y un fondo plano, volaba como un murciélago, con movimientos curvos muy cerrados. Michio, en un ejercicio de valentía, intentó acercarse al objeto, pero inmediatamente fue ahuyentado con un rayo que lo cegó por unos segundos, y este decidió no hacer enfadar más al objeto y huyó rápidamente de la escena.

El OVNI de Kera

El joven contó lo ocurrido a sus amigos y, como si de una película de Steven Spielberg se tratase, los 5 amigos, Seo, Mori, Fujimoto, Kojima y Yuji, movidos por la curiosidad, decidieron ir a atrapar al extraño objeto. El grupo vigilaba con ahínco el campo de arroz y, tras un buen rato controlando el lugar, el objeto regresó. Según se relata, cuando el sol se ocultó en el horizonte, el extraño objeto comenzó a emitir una luz multicolor intermitente. Uno de los jóvenes intentó acercarse, pero entonces el objeto emite un sonido ensordecedor y comenzó a brillar de un intenso azul. Los niños, como es normal, escaparon a sus casas.

Los chicos regresaron durante una semana a realizar sus observaciones, pero el OVNI no apareció. Sin embargo, el 4 de septiembre, volando a tan solo 1 metro de altura por encima de los arrozales, se encontraron cara a cara con lo desconocido. Una vez más el objeto comenzó a emitir unas luces que ahuyentaron a los niños, quienes se comprometieron a conseguir una cámara y fotografiar el momento. Los chicos volvieron al día siguiente con una cámara, pero el objeto no regresó.

El OVNI de Kera

Los niños no sabían la suerte que tendrían el 6 de septiembre, pues cuando comenzaba su vigilancia, en el camino hacia el arrozal, se encontraron con el extraño objeto en el suelo. Armados con su cámara, decidieron tomar una fotografía del objeto. Una vez se tomó la foto, el objeto comenzó a girar una vez que detectó el flash, y rápidamente se elevó en el aire, justo en el momento en que se realiza otra fotografía. El objeto siguió elevándose y, según los relatos, emitió una luz más intensa que el propio flash, justo antes de caer en picado.

El extraño objeto seguía girando en el suelo, cuando Hiroshi Mori, con valentía o temeridad, decidió levantarlo con su mano. Cuando realizaba esta acción, reconoció que algo se movía en su interior. Una foto fue tomada de este momento. Envolvieron el objeto en una bolsa y lo colocaron en una mochila. Los chicos tomaron medidas y anotaron unos 20.32 centímetros de ancho y cerca de 10 centímetros de altura. Calcularon que pesaba alrededor de 1 kilo. El objeto tenía una serie de curvas concéntricas en su base, parecidas a los anillos de un árbol, y también contaba con 31 agujeros y tres grabados. Los grabados representan olas, nubes y un pájaro o un objeto volador.

El OVNI de Kera

Tras la exploración de los niños, llevaron el objeto al padre de Fujimoto, Mutsuo, que era el director del Centro para la Educación Científica en la ciudad de Kochi. Mutsuo observó el objeto de forma superficial, creyendo que tan solo se trataba de un objeto de poca importancia. Tras las observaciones de Mutsuo, el objeto regreso a la mochila de uno de los niños, y para disgusto de todos, desapareció a la mañana siguiente.

El objeto fue visto por el grupo de niños durante las siguientes dos semanas, al menos una media docena de veces. El grupo incluso se las arregló para capturarlo una vez más, pero volvió a desaparecer. Los jóvenes, quienes ya sabían la pauta del OVNI, dedujeron que nunca era visto cuando hacía mal tiempo, por lo que decidieron agarrar un cubo de agua y se lanzaron a capturarlo. Otra vez la suerte jugó a su favor, pues volvía a estar inmóvil en el suelo. Rápidamente lo taparon con trapos y comenzaron a verter agua por encima de él, giraron el objeto e introdujeron por los agujeros agua. El objeto comenzó a realizar un zumbido y el interior a brillar.

El OVNI de Kera

Tras llevarlo a casa y realizar una fotografía, los jóvenes intentaron abrirlo, primero cuidadosamente y luego a golpes y martillazos. Sin embargo, no se abolló ni se ralló. A la mañana siguiente el objeto había desaparecido de nuevo. Aunque parezca mentira, el OVNI volvió a ser capturado, y esta vez lo colocaron concienzudamente en una mochila, atado con cuerdas y, por último, atado a la muñeca de uno de ellos. En un determinado momento el portador del objeto sintió un tirón en la muñeca y los niños contemplaron que, pese a que la mochila y los nudos no habían sido manipulados, el objeto no estaba. Los chicos nunca lo verían de nuevo, para su decepción…

El caso fue olvidado, hasta que en 2004 se realizó un cómic relatando lo ocurrido. Esto hizo que la historia llegase a una nueva generación de entusiastas de los OVNIS. El bullicio creado por estos entusiastas hizo que Shinichiro Namiki, el director de la Japan Space Phenomena Society, reabriera el caso en 2007. El jefe del JSPS, Kazuo Hayashi, fue enviado a hablar con los testigos restantes y confirmó que todos ellos mantenían la veracidad de sus relatos originales. Ahora es tu turno, ¿encuentro en la tercera fase o simplemente una entretenida historia?

El OVNI de Kera

Encuentra más noticias de:

Formulario de registro