Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

El Oro de Yamashita, el gran tesoro japonés oculto de la Segunda Guerra Mundial

2/09/16 | +Asia

Seguro que si os preguntan alguna vez quién fue Tomoyuki Yamashita, a mucho ese nombre no os dirá nada. Sin embargo, si sois fans de las conspiraciones y de los misterios más extraños de nuestra historia reciente, sabréis que fue un general del Imperio de Japón durante la Segunda Guerra Mundial y principal responsable de uno de los tesoros escondidos más importantes, el llamado Oro de Yamashita. según la leyenda, riquezas de incalculable valor siguen ocultas, a la espera de que alguien las encuentra. ¿Quieres conocer su historia?

Este es el nombre por el que se le conoce al botín robado y cedido, en el sudeste asiático, a las fuerzas japonesas durante la Segunda Guerra Mundial. Los militares japoneses, dirigidos por este general, ocultaron en cuevas, túneles y complejos subterráneos excavados en las Filipinas, tesoros de incalculable valor. Es algo así como el llamado “Tren del Oro Nazi”, pero en esta ocasión los protagonistas fueron los japoneses.

Oro de Yamashita

Debemos dejar claro que, según muchos historiadores, este tesoro que ha atraído a cazadores de tesoros de todo el mundo durante más de cincuenta años, el tesoro realmente nunca existió, o al menos no fue oculto en cuevas y baúles enterrados. Sin embargo, hay muchos libros que respaldan la teoría de que el general Tomoyuki Yamashita, apodado en dicho momento como “El Tigre de Malasia”, sí organizó una colecta de tesoros cuyo único beneficiado fue el Imperio de Japón, en un momento en el que el bloqueo americano perjudicaba mucho los intereses económico-militares del país nipón.

Muchos sostienen que el saqueo masivo fue organizado, en origen, por los gangsters yakuza como Yoshio Kodama, y los dirigentes del país, incluyendo el emperador Hirohito. Hirohito había designado a su hermano, el príncipe Yasuhito Chichibu, para dirigir la operación secreta que se hacía llamar “Kin no yuri” (“Golden Lily”). Todo esto, por el momento, no ha podido ser demostrado con pruebas.

Oro de Yamashita

Entre las propiedades robadas en los saqueos, se encuentran objetos de valor procedentes de bancos, depósitos, otros locales comerciales, museos, casas particulares y edificios religiosos. El saqueo se centró específicamente en Singapur, aunque posteriormente el botín y los saqueos se trasladaron a Filipinas. Desde aquí el ejército, bajo las órdenes del general Tomoyuki Yamashita, pretendía enviar el tesoro a las islas japonesas durante y después de la guerra.

Sin embargo, a medida que avanzaba la guerra y Japón iba perdiendo terreno en el Pacífico, los submarinos y buques aliados, principalmente americanos, infringían cada vez más daños a Japón hundiendo los mercantes nipones. Algunos de estos mercantes transportaba parte del tesoro robado por el general Yamashita. Por tanto, enviarlo durante la guerra se volvió prácticamente misión imposible, así que se optó por esconderlo.

Oro de Yamashita

Algunos historiadores afirman que los agentes de inteligencia militar de Estados Unidos encontraron la mayor parte del botín escondido, convenciendo a los japoneses de ocultar su existencia. Sin embargo, no fueron pocas las familias importantes que aseguraron haber sufrido saqueos por parte de los japoneses. Dicen que algunas partes del tesoro siguen enterradas, por lo que este “mito” ha llevado a muchos cazadores de tesoros financiar sus propias exploraciones en Filipinas.

Otros historiadores aseguran que, de existir este tesoro saqueado por los japoneses, nunca hubiera llegado a Filipinas, pues desde el 43 los japoneses no tenían el control total del mar en la zona, y no se hubieran arriesgado a perder estas riquezas contra la marina americana. Lo más probable es que fuera llevado a Taiwan o China, desde donde partiría a Japón.

En los 70 años que los lugareños y los extranjeros han buscado el tesoro, no se ha encontrado ninguna sola evidencia de que hubiera sido trasladado a Filipinas. ¿Qué opinas, crees que existió el Oro de Yamashita?

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro