Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

El incidente del vuelo JAL 1628: un encuentro con tres OVNIs

18/08/16 | +Asia

Se trata de uno de los encuentros más conocidos de la ufología y, especialmente, involucrando a una tripulación japonesa. Lo que sucedió el 17 de noviembre de 1986 marcó a toda una tripulación y, en especial, al capitán de la nave, Kenju Terauchi. El suceso paranormal le ocurrió a la tripulación del avión de carga JAL Boeing 747, vuelo 1628, durante la puesta del sol y volando sobre el este de Alaska. Hasta tres objetos no identificados fueron observados por la tripulación, principalmente por el capitán Kenju Terauchi, un veterano piloto militar con más de 10.000 horas de vuelo, y su copiloto Takanori Tamefuji, además del ingeniero de vuelo Yoshio Tsukuba.

El incidente tuvo lugar a más de 900 kilómetros hora y a una altitud de 11.000 metros, descartando así que pudiera tratarse de algún globo. Se trataba, a todas luces, de objetos mecánicos, fueran o no fueran de este planeta. Tan pronto como el vuelo JAL 1628 activó el piloto automático en la altura, velocidad y ruta fijada, el capitán Terauchi divisó lo que parecían ser dos extraños objetos a su izquierda, justo en el lado contrario de la puesta de sol.

OVNI

Situados a unos 2.000 pies, alrededor de 600 metros, por debajo de su posición, el capitán intuyó por su tamaño, velocidad y forma de maniobrar, que se trataba de algún tipo de avión militar. Este primer contacto con los objetos voladores sucedió a las 5:11 de la tarde, sin embargo, la situación se volvió preocupante cuando alrededor de las 5:18 de la tarde estos objetos tomaron la delantera del avión y se situaron a unos 150 metros y 300 metros, aproximadamente, del Boeing 747.

El experto y ex-piloto militar del vuelo vio como, al hacer este movimiento, ambas naves activaban algún tipo de propulsor que les permitía aumentar la velocidad y, a la vez, generar un intenso fogonazo. Los movimientos de ambas naves estaban fuera de toda lógica para este capitán, como si las mismas no fueran afectadas por normas como la de la gravedad. El capitán del avión llegó a describir posteriormente este movimiento: “aceleraban, luego se paraban, y luego volaban a nuestra velocidad, en nuestra dirección. En un instante cambiaban de rumbo… En otras palabras, el objeto volaba venciendo la gravedad”. Los extraños propulsores de las naves, incluso, llegaron a sentirse dentro de la cabina, en forma de calor.

OVNI

Aproximadamente a las 5:19 de la tarde, el control de tráfico aéreo fue notificado de la presencia de estos objetos voladores por parte de los pilotos, aunque ellos no veían ningún tipo de aparato en la zona. En los próximos minutos, al parecer, las naves se situaron a los extremos del vuelo 1628, haciendo pequeñas ondulaciones. El capitán japonés intuyo que, en este momento, las extrañas naves estaban volando con algún tipo de piloto automático activado.

Los OVNIs fueron descrito y dibujados por el capitán Kenju Terauchi posteriormente. Su forma era la del clásico disco volador, aunque con una parte central mucho más pronunciada. Sus propulsores, de apariencia rectangular, parecían estar a los bordes del disco, en los extremos. Tras unos tensos minutos, los objetos se apartaron del avión a las 5:23 de la tarde, moviéndose por debajo del horizonte hacia el este. ¿Creéis que este era el fin del incidente? Estáis muy equivocados…

OVNI

Cuando desaparecieron los dos primeros objetos de su vista, el capitán detectó una sombra rara en el horizonte. Configuró su radar a 25 millas náuticas y pudo ver un objeto que lo esperaba a unas 7.5 millas, es decir, 13.9 kilómetros. Aunque en un primer momento la base aérea militar de Elmendorf no pudo distinguir nada en sus radares, el centro americano sí confirmó la presencia de un aparato tras unos minutos.

Minutos después, cuando las luces de la ciudad de Fairbanks, Alaska, comenzaron a iluminar el objeto, el capitán Kenju Terauchi percibió el contorno de un enorme objeto en su lado de babor, del tamaño de dos portaaviones y con forma de nuez. Terauchi, por supuesto, solicitó un cambio de rumbo para alejarse del objeto. Pese al giro de 45 grados realizado por el avión, al parecer el objeto pareció seguir volando exactamente en la misma formación que el vuelo 1628. El objeto se mantuvo en formación pese a haber realizado un descenso de 4.000 pies y un giro de 360 grados. Pese a que la base militar logró captar algo, el radar del pequeño aeropuerto de Fairbanks no logró captar nada en sus radares.

OVNI

Cuando las fuerzas aéreas enviaron refuerzos, el vuelo JAL 1628 dejó de ver la presencia de los objetos sospechosos, y las dos naves que se aproximaban al vuelo del capitán Kenju Terauchi tampoco lograron detectar nada. Los OVNIs, de buenas a primeras, habían desaparecido, tras nos 50 minutos de encuentro con la tripulación. Se trata, de largo, de uno de los casos de la ufología más conocidos.

Tras un informe enviado a las fuerzas aéreas, y varias entrevistas, el capitán fue relegado del puesto a una posición administrativa… fue ubicado como piloto años después y, finalmente, se retiró en el norte de Kanto, Japón. Kyodo News pudo contactar con el oficial Paul Steucke, de la Administración Federal de Aviación en Anchorage, confirmando el suceso. Meses más tarde la FAA publicó un informe en donde se atribuía la aparición de un objeto en el radar militar debido a un supuesto error, no pudiendo confirmar la presencia de OVNIs durante el camino del vuelo 1628.

Quizás te interese:
El día en que 27 estudiantes fueron poseídas por un fantasma en Fukuoka
Google Maps captó a dos aviones chinos… ¿persiguiendo un OVNI?

Encuentra más noticias de:

Comentarios

También te recomendamos