Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

El equipo de béisbol que no gana debido a una maldición del KFC

14/07/17 | +Asia

Las maldiciones en el país del sol naciente son algo bastante habitual, al menos de forma tradicional. La historia japonesa está repleta de mitos y criaturas que, por supuesto, no son reales, aunque en todas las leyendas siempre hay una parte de realidad. De Japón proceden leyendas como la Mansión Himuro, la casa encantada más temida, o el conocido como slenderman japonés, Kunekune. En esta ocasión la leyenda no es tradicional, pero sí está muy extendida entre los fans japoneses del béisbol, deporte principal del país. La culpa por la que un equipo no gana el campeonato desde hace décadas es del KFC.

Sí, hablamos del Kentucky Fried Chicken, por raro que parezca. “Kāneru Sandāsu no Noroi” (カーネルサンダースの呪い), así se le conoce a esta leyenda en el país del sol naciente, que podemos traducir como “La maldición del Coronel”. Esta maldición afecta a las victorias del equipo profesional Hanshin Tigers, con sede en Kansai, siendo producida por el fallecido creador de la cadena KFC e imagen de su logotipo, el Coronel Sanders.

Comencemos por el principio. Los Hanshin Tigers eran un buen equipo de la liga de béisbol japonesa, pero en general nadie se esperaba que ganaran nada. En contraposición, los Yomiuri Giants de Tokyo son un equipo que cada año puede luchar por ganar el campeonato y las series finales. Contra todo pronóstico y por sorpresa, en 1985 los Hanshin Tigers se enfrentaron a los Seibu Lions, consiguiendo la primera victoria en la serie final de Japón. Entre otros motivos, el equipo tenía un arma secreta, el bateador americano Randy Bass, que más tarde se convirtió en senador de Oklahoma.

Campo de los Hanshin Tigers - 百楽兎/Wikipedia
Campo de los Hanshin Tigers – 百楽兎/Wikipedia

Fue la primera y única victoria del equipo en la serie final, nunca más volverían a ganar en esta fase. Con el inesperado triunfo la masa de aficionados se volvió loca, al menos todo lo loca que podemos adjetivar tratándose de Japón, reuniéndose todos los aficionados en el Puente Ebisu en Dōtonbori. Los aficionados iban gritando los nombres de los jugadores del equipo y, al mismo tiempo, un aficionado parecido saltaba del puente hacia el agua. Sin embargo, no había nadie occidental para figurar como Randy Bass, así que los fans decidieron robar una estatua de plástico del Coronel Sanders de un KFC cercano. La estatua, por supuesto, terminó en el fondo del río.

Según la leyenda urbana, este acto inició la maldición. Los Hanshin Tigers no volverán a ganar la fase final, y por lo tanto el campeonato, hasta que la estatua sea recuperada del río y devuelta a su lugar de origen. Así comenzaron décadas sin ganar: 18 años en donde quedaban últimos o penúltimos de la liga. Durante este tiempo se intentó recuperar la estatua, se enviaron buceadores al río e, incluso, llegaron dragar el río, pero todos los intentos fracasaron. Extrañamente en 2003 los Hanshin Tigers tuvieron una temporada muy buena, pero sólo por el hecho de que los Yomiuri Giants perdieron sus estrellas occidentales. Ganaron la Liga Central para clasificarse para la Serie de Japón, pero perdieron estrepitosamente en la Serie contra un equipo de Fukuoka.

Campaña promocional de KFC - Instagram
Campaña promocional de KFC – Instagram

La maldición seguía presente entre los aficionados; de hecho muchas tiendas KFC de Kobe y Osaka tuvieron que mover las estatuas del Coronel Sanders para dentro de sus almacenes, con el objetivo de alejarlas de los enfurecidos aficionados de los Hanshin Tigers.

En 2009 finalmente la estatua fue localizada en el río, gracias a un programa de variedades nipón. La mano derecha y la parte inferior del cuerpo fueron encontradas poco después de su parte superior, pero las gafas y la mano izquierda de la estatua nunca se lograron recuperar. En la actualidad está colocada cerca del Estadio Koshien, pero la maldición sigue estando presente… al menos de forma técnica, ya que la estatua completa nunca se ha recuperado. Todos en Kobe y Osaka conocen esta leyenda.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro