Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Descubre qué provoca estos enormes callos en los cuellos de algunos japoneses

15/06/16 | +Asia

La pasión de algunas personas por los festivales japoneses, relacionados casi siempre con la religión, es tan grande que su cuerpo queda marcado para siempre, algo de lo que ellos se enorgullecen. Y es que en gran cantidad de celebraciones en Japón, suele ser habitual un desfile en el que algunos portadores lleven consigo una figura representativa. Esto es bastante similar a la Semana Santa española. En el caso de Japón, principalmente los hombres portan los llamados mikoshi (神輿), una especie de santuarios portátiles Shinto con la figura de una deidad.

Mikoshi Dako

Estos santuarios son llevados por las calles de la ciudad y, en algunos, casos incluso se realizan movimientos bastante complejos, como en el caso del Nada-no-Kenka Matsuri, el “festival de la lucha” celebrado cerca de Himeji. Estos santuarios en miniatura, en realidad, pesan más de una tonelada, y son llevados por medio de largos tablones de madera sobre los hombros. Algunas personas llevan el santuario de forma habitual todos los años, siendo una gran tradición y orgullo, y esto les provoca marcas bastante evidentes en sus cuerpos. En concreto, enormes callos en la zona de los hombros y del cuello que lucen con orgullo y, pese a su estética, son beneficiosos para volver a llevar el santuario con menos dolor en el futuro, debido a la piel endurecida de los mismos.

Mikoshi Dako

A estas protuberancias se les conoce en Japón como Mikoshi Dako, y para muchos son un símbolo de su dedicación inquebrantable a la deidad, el santuario y a la comunidad.

Quizás te interese:
El festival del pene y otros extraños festivales japoneses
Terroríficos monstruos desfilan por las calles de Tokio para celebrar el Hanami

Formulario de registro