Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Cuatro choques culturales que sorprenden a los japoneses que residen fuera de su país

13/09/17 | +Asia

Japón es una de las culturas más diferentes del mundo comparada con la nuestra. La imagen que tenemos de esta sociedad en la del máximo respeto por el prójimo, pero también es una de las que más presión ejerce en sus habitantes. Todo se lleva al extremo, desde ser amables con todo el mundo, hasta hacer el mejor trabajo posible; aunque esto signifique quedarse decenas de horas en la oficina. El sistema educativo también es extremadamente duro, y básicamente es una gran competición entre estudiantes de la región.

Esto provoca que muchos de los que visitan Japón, ya sea de forma temporal como turistas o durante un periodo de tiempo más largo, experimenten varios choques culturales. Obviamente, lo mismo ocurre para los japoneses que se aventuran en el extranjero. Vamos a examinar cuatro diferencias culturales, que para nosotros son normales, pero que sorprenden tanto a los ciudadanos nipones como para compartirlo en redes sociales.

Japón

El coste de comer fuera de casa

En Japón, incluso en las ciudades más pequeñas, las opciones para comer fuera son realmente abundantes. Si bien hay lugares en los que comer te cuesta medio riñón, también hay un montón de locales en los que se puede comer por no mucho más que cocinar algo en casa. El usuario de Twitter @izawak, que trabaja en Francia, se sorprendió por la diferencia de precio entre salir a comer en Francia y en su Japón natal.

La comida francesa es demasiado cara, pensé: ¿nueve euros por esto? ¿Pueden los franceses pagar esto? Sin embargo, al hablar con franceses que habían visto un DVD de ‘Kodoku no Gurume’, comentaron que toda esa comida por sólo cuatro euros era muy barata; y se preguntaron cómo son capaces de vivir los dueños de los restaurantes en Japón”.

Informativos VS las experiencias reales

Si un japonés mira las noticias que llegan a su país del resto del mundo, sin duda parece haber pocas razones por las que salir de casa. En comparación, Japón podría ser un país libre de crímenes. El usuario de Twitter @imabayashikaito contrastó la calidez del pueblo brasileño, con la imagen del país que mostraban los informativos.

“Lo sorprendente de los espectáculos deportivos en Brasil es que, aunque los jugadores tengan éxito o cometan un error, la afición los alientan y animan de igual manera. Siempre escuchamos noticias relacionadas con el desorden y los criminales, pero eso no es toda la verdad; también hay muchos brasileños amables y agradables“.

Japón

Día de descanso

Los domingos en Japón son casi idénticos a los sábados. Para algunos es un día libre en el que pueden aprovechar para realizar compras. Sin embargo, algunos países tienen leyes que no permiten abrir a los comercios los domingos, ya que es un día de descanso. Acostumbrarse a esta ley puede llevar algo más de tiempo a los japoneses, aunque el usuario @fepfeil ya ha comprobado algunos beneficios.

“Cuando empecé a vivir en Alemania pensé: que todos los supermercados cierren los domingos es un verdadero problema. La forma en que se organiza la sociedad alemana es que los domingos no son para hacer compras o cosas que se asimilan al trabajo, son para relajarse y disfrutar“.

Horario laboral

Desde las interminables reuniones de la mañana, hasta las inevitables horas extras, los japoneses pasan más tiempo en el trabajo que casi cualquier otro país. Muchos japoneses que viven lejos de su hogar natal se sorprenden de cómo la gente, en la mayoría de países, no hacen horas extras. El usuario de Twitter @halushiroi comparó la cultura de trabajo japonesa con su homóloga alemana.

“La forma de trabajar alemana: es habitual que las empresas ofrezcan horario flexible. Puedes ‘ahorrar’ las horas extras; así que, si trabajas una hora extra, puedes salir una hora antes otro día. Las personas que no hacen horas extras están bien valoradas (por sus jefes). Los supervisores revisan las tarjetas de tiempo de los trabajadores y, si haces demasiadas horas extra, puedes ser castigado con una multa“.

Tal vez te interese:
– Alerta-J, la señal de alarma que nunca querrás escuchar
– Así​ ​combate​ ​Tokio​ ​los​ ​suicidios​ ​que​ ​provoca​ ​la​ ​vuelta​ ​a​ ​clase
– Una universidad japonesa añade prácticas ninja a sus exámenes de admisión

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro