Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Cómo crear una sandía cuadrada sin estar en Japón

13/04/18 | +Asia

El tema de la fruta japonesa es bastante peculiar, pues como todo lo que llega desde el país del sol naciente, la fruta del país nipón tiene peculiaridades que a nosotros nos podían resultar hasta absurdas. Seguro que conocéis las famosas sandías cuadradas de Japón que, al margen de su forma completamente extraña y anómala, son exactamente iguales a las nuestras, con el mismo sabor y color.

La sandía es una fruta de la familia Cucurbitaceae originaria de África, pero tiene una gran presencia y difusión en Asia. Hoy en día se cultiva de manera extendida por todo el mundo debido a su fruto, un pepónide de enorme tamaño. El fruto contiene alrededor de 6% de azúcares y 91% de agua por peso. Es una buena fuente de vitamina C, como muchos otros frutos. Suele florecer entre junio y julio y maduran 40 días después de su floración.

Sandía cuadrada

Aunque se puede pensar que estas sandías cuadradas son algo nuevo, la realidad es que la historia de esta fruta viene de largo; concretamente del año 1834. En este año comenzó a venderse en una frutería normal que, al ver los beneficios económicos que producía, la convirtió en un producto demandado. Pero seguramente te has preguntado: ¿cómo se hacen las sandías cuadradas?

Lo cierto es que esta sandía no nace de una semilla genéticamente modificada, ni de ninguna cepa especial. La realidad es que es la misma sandía que tú mismo puedes tener en el pequeño huerto de tu casa. Pero, ¿por qué es cuadrada? Lo único que necesitas son algunas herramientas simples, algo de paciencia y en poco tiempo. Lo primero que tienes q hacer es plantar las semillas de las sandías, esperar a que estas crezcan y comiencen a florecer. Una vez pase esto, tenemos que esperar a que comiencen a aparecer los frutos y tengan el tamaño de una pelota de tenis.

Sandía cuadrada

Ahora tan solo debemos leer la caja de las semillas para averiguar el tamaño de madurez del fruto que estamos cultivando, y crear una caja cuadrada un poco más pequeña que la medida que el paquete contiene. La caja debe permitir el paso de la luz solar y el aire, por lo que cajas de vidrio o metacrilato son perfectas debido a que permiten la entrada de la luz del sol. Si no quieres preparar una, se puede comprar en algunas tiendas de Internet. Otra opción es utilizar una caja de madera o metal que esté llena de agujeros.

Cuando las sandías aún estén jóvenes y tengan el tamaño de una bola de tenis, elige una que no tenga desperfectos ni manchas. Además, cuanto más redonda mejor, ya que crecerá de forma uniforme. Mete la sandía en el molde. Es evidente, pero te lo recordamos: no separes el fruto del tallo para que continúe creciendo. Cierra la puerta de modo que el fruto se encuentre al interior del molde, pero a la vez siga unida a la planta mediante el tallo. Asegúrate de que reciba suficiente luz solar a lo largo del día y riega la planta si llueve muy poco. Tan solo queda cosechar la sandía cuadrada cuando esté madura.

Sandía cuadrada

Tal vez te interese:

Pescado, pasta, papel de aluminio… cualquier material sirve para hacer los cuchillos más raros
El primer plato de curry que se conoce, ¿a qué sabe?

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro