Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Cementerio radiactivo: el lugar donde todos los robots mueren irremediablemente

13/03/17 | +Asia

La relación entre robots y radiación no es nueva, y de hecho hace décadas que sabemos que una fuerte radiación puede estropear robots y, literalmente, derretir algunos de sus componentes. Obviamente hablamos de niveles de radiación muy elevados, hasta el punto de que matarían a una persona en cuestión de minutos. En el Accidente de Chernóbil, ocurrido en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin en 1986, las máquinas enviadas a limpiar la cubierta de material radiactivo dejaban de funcionar y de responder, motivo por el que muchas personas fueron enviadas a limpiar los desechos radiactivos con sus propias manos -muriendo la mayoría de ellas poco después-.

Obviamente en el accidente nuclear de Fukushima I en Japón, que actualmente sigue siendo un gran problema medioambiental y está lejos de ser solucionado, no se envía a gente a trabajar cerca del reactor número 2, el más dañado después del accidente. Pero sí se está utilizando la tecnología más puntera para intentar descubrir cuál es la situación exacta dentro del reactor, algo que todavía no se puede asegurar al 100% de precisión seis años después del incidente provocado por un terremoto y un enorme tsunami posterior.

Planta nuclear de Fukushima | EFE
Planta nuclear de Fukushima | EFE

El sábado se cumplían 6 años del incidente, y os hablamos de los problemas que muchos evacuados por la radiación estaban teniendo en sus lugares de residencia actuales. Hoy es el turno de hablar de los robots, quienes están tomando el protagonismo a la hora de trabajar en la central nuclear con altos niveles de radiación. Lamentablemente para los ingenieros de la central, los robots actuales están siendo aniquilados por los niveles de radiación, al igual que ya pasó en Chernóbil, motivo por el que se cree que los niveles de radiactividad son muy superiores a los estimados.

Básicamente los robots enviados para investigar la situación en Fukushima no son lo suficientemente buenos, al menos según el jefe de desmantelamiento de TEPCO, la empresa responsable de la central.

Creatividad para construir robots mejor preparados

Uno tras otro han ido cayendo los robots enviados al reactor en los últimos meses. La situación es tan extrema, que sin duda podríamos calificar a la Central nuclear Fukushima I como el cementerio de robots radiactivo. Tokyo Electric Power Company ha reconocido recientemente que necesitan crear nuevas máquinas, se necesita literalmente “más creatividad” para desarrollar robots capaces de ser enviados a la “zona cero” y soportar los altos niveles de radiación.

“Debemos pensar fuera de lo establecido” para que seamos capaces de poder examinar la parte inferior del núcleo y ver cómo se derramó el combustible derretido, aseguran. A pesar de las misiones fallidas de los robots hasta el momento, los funcionarios han asegurado que están dispuestos a cumplir el plan establecido, comenzando la limpieza del sitio en 2021. El principal problema es que nadie sabe en qué situación se encuentra, en concreto, el reactor número 2.

Es posible que la radiactividad sea tan fuerte que los operarios no puedan trabajar con seguridad. Los últimos datos analizados cerca del reactor daban una exposición de 530 sieverts, la unidad que mide la dosis de radiación absorbida por la materia viva. Es sorprendente saber que una dosis de 4 sieverts es más que suficiente para matar a una persona.

Se espera que el desmantelamiento de la central cueste decenas de miles de millones de dólares y dure alrededor de 40 años.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro