Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Atrapado en la India más de 50 años por culpa de funcionarios incompetentes

10/02/17 | +Asia

Sin duda habrás oído quejas sobre la lentitud de ciertas partes de nuestra administración, pero por lenta que parezca, siempre habrá alguna que la supere en este sentido. Y el mayor problema no es el tiempo extra que tengas que gastar para hacer cualquier gestión en nuestro país, al menos comparándolo con lo que ha tenido que sufrir el protagonista de esta entrada, quien no sólo ha perdido tiempo por culpa de la administración, ha perdido toda una vida cerca de su familia y de su tierra. Si nos enfadamos cuando no podemos completar un formulario en pocas horas, ¿cómo nos sentiríamos si nos quitan 50 años de nuestra vida?

Y es que pensándolo bien, algunas cosas son recuperables, pero la vida es lo más importante y lo que no podemos recuperar. Pero antes de conocer al protagonista de hoy, primero hablemos de historia y, en concreto, de la conocida como guerra sino-india. Se produjo entre China e India en 1962, y la chispa que provocó el incendio de la guerra fueron unos tensos incidentes violentos en la frontera después de la rebelión tibetana de 1959. No fue una batalla muy larga, celebrada entre junio y noviembre de 1962, pero dejó alrededor de 11.000 soldados muertos.

En 1963, justo después de terminar la guerra sino-india, algunas tropas de China aún permanecían en la frontera entre ambas naciones, con el objetivo de defender su territorio ante cualquier posible ataque. Un inspector del ejército chino se perdió y, sin querer, cruzó la frontera de ambos países, siendo capturado por las tropas de India. Este error de orientación sería, sin duda, el mayor de su vida. No sabía que este malentendido terminaría con su vida tal y como la conocía, pasando los próximos 54 años atrapado en India, siendo incapaz de regresar a su tierra y con su familia.

India - Flickr

Wang Qi es el soldado que en los años 60 se perdió y fue capturado por las tropas indias. Después de ser atrapado por las autoridades, pasó unos siete años encerrado, siendo movido por varias cárceles del país. Tras siete años, la policía de India decidió ponerlo en libertad, pero en lugar de preparar su expatriación, lo escoltaron hasta una aldea llamada Tirodi, situada en el centro de India. La policía le sugirió que comenzase a realizar una vida en esta aldea, olvidándose del embrollo internacional y administrativo que causaría el regreso a casa de Wang Qi.

Por supuesto, una persona, independientemente de su nacionalidad, no puede cruzar una frontera como la de India y China alegremente, como sí podemos hacerlo en Europa. Por tanto, desde entonces, Wang Qi ha vivido en dicha aldea y, de forma periódica, pedía los documentos necesarios a la administración local para poder regresar a su pueblo en China y volver a ver a sus seres queridos. Ante las incalculables negativas de la administración india, y tras muchos años, Wang Qi decidió que este hecho no le iba a arruinar toda su vida por completo.

Hizo lo que, probablemente, fuera lo mejor para él. Se casó con una chica local y comenzar a formar una familia en Tirodi aunque, después de todo estos años, sigue deseando poder obtener el permiso para viajar hasta China y reunirse con los familiares que aún continúan con vida. Su hermano, que actualmente tiene 82 años, vive en la provincia de Shaanxi. Aunque gracias a la tecnología han podido hablar recientemente por vídeo, sigue anhelando el poder darle un abrazo a su hermano después de 50 años.

Wang Qi - BBC
Wang Qi – BBC

Hace más de 10 años solicitó nuevamente un permiso para poder regresar a casa y visitar a su anciana madre, aunque dicho permiso fue denegado como tantos otros. La madre murió poco después, en 2006, sin volver a ver a su hijo. ¿Podrá Wang Qi reunirse con su hermano, ahora que su situación se ha extendido por los medios? Sin duda, las administraciones chinas e indias han arruinado gran parte de la vida de este anciano.

Encuentra más noticias de:

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro