Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Asma de Yokkaichi, la enfermedad irreversible causada por la contaminación

17/05/17 | +Asia

Existen un puñado de terribles enfermedades que, para desgracia del pueblo japonés, llevan algún nombre nipón por estar relacionadas con alguna ciudad del país. Enfermedades cuyo primer caso identificado se ha dado en tierras niponas, y que más tarde han sido conocidas en todo el mundo. En el pasado hemos hablado de Itai-itai, la terrible enfermedad que recibe su nombre por los gritos de dolor, o la conocida como enfermedad de Minamata, un peligroso síndrome inspirado en un pueblo japonés. Esta vez centraremos nuestro repaso por esta macabra historia de enfermedades en la llamada Asma de Yokkaichi.

Yokkaichi (四日市市) es una hermosa ciudad de Japón, al sur de la isla principal de Honshū pero al norte de la famosa prefectura de Mie -en donde se encuentra el conocido circuito de Suzuka, por ejemplo-. Con una población estimada de 300.000 habitantes, es un lugar muy interesante para visitar; muy famosas son las porcelanas fabricadas en esta ciudad llamada banko. Sin embargo, el pasado de esta ciudad no es ejemplar: negocios dominados por la yakuza y problemas de salud provocados por las plantas químicas. Sí, es la ciudad en donde se originó, en los años 60, la famosa Asma de Yokkaichi.

La famosa Asma de Yokkaichi es una de las cuatro grandes enfermedades provocadas por la contaminación nipona, produciéndose entre 1960 y 1972. Esta se originó con la emisión excesiva de productos a la atmósfera por parte de las plantas químicas que rodeaban la ciudad. Podemos decir que es el claro ejemplo de una industrialización excesiva, justo aquello contra lo que las organizaciones luchan para mantener el medio ambiente. En los años 60, saliendo de la Segunda Guerra Mundial, eran poco los países que miraban por el medio ambiente o por la salud de sus habitantes… había que dejar atrás la depresión de la guerra lo antes posible. 

Fábricas - Pixabay

Las industrias realizaron quema de petróleo y crudo en grandes cantidades, liberando mucho óxido de azufre a la atmósfera, quedando la gran mayoría concentrado en los alrededores. Era muy habitual que esta contaminación se mezclase con la niebla y crease lo que comúnmente se conoce como “esmog”, una niebla que en realidad es mezcla de humo y partículas en suspensión, propia de las ciudades industriales. Esta nube de polución fue tremendamente perjudicial para los habitantes que la sufrieron durante años, indiferentemente de su edad o género.

El Asma de Yokkaichi se compone de dolencias como casos severos de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, bronquitis crónicas, enfisemas pulmonares, o el asma bronquial, entre otras afecciones. Aunque todas las empresas ayudaron al desastre, las principales causantes de la contaminación por óxido de azufre fueron las instalaciones de procesamiento y refinerías petroquímicas. Los primero casos comenzaron a registrarse después de la apertura del primer complejo en 1956, y pronto fue identificado el problema. 

Poco después las industrias decidieron hacer las chimeneas de sus fábricas más altas, con el objetivo de que la contaminación no afectase a la ciudad; error. Esto sólo provocó que la contaminación se propagase por un área más elevada, afectando a más personas y no reduciendo el número de víctimas. Incluso los peces capturados en la bahía de Ise desarrollaron mal sabor, motivo por el que los pescadores pidieron en su momento recompensas económicas. Eventualmente se produjo una desulfuración de gases de combustión, lo que llevó a una mejora en la salud de las poblaciones locales y cercanas a las fábricas.

Fábricas - Pixabay

Desde entonces el Asma de Yokkaichi se ha identificado en muchas zonas de rápida industrialización por todo el mundo, incluyendo la Ciudad de México y la parte continental de China.

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro