Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Adiós a la calculadora: con este truco multiplicarás a velocidad de vértigo

10/03/17 | +Asia

Las matemáticas se nos resisten a mucho… aunque supuestamente son una ciencia exacta, a muchos de nosotros se nos resiste la solución a un problema de forma bastante habitual. ¿Quién no ha contado nunca con los dedos a la hora de hacer una operación sencilla? Cuando hablamos de divisiones o multiplicaciones más complicadas, pocas veces usamos el ingenio, y lo primero que hacemos es sacar la calculadora -si estamos en clase- o el teléfono móvil. Sin embargo, multiplicar cifras medianas puede ser mucho más fácil de lo que todos suponemos, y un buen ejercicio para mantener nuestra mente despierta.

Un truco magnífico que en Occidente nunca usamos, es la forma de multiplicar japonesa. Con este peculiar método nunca más tendrás que usar la calculadora para multiplicar cuentas sencillas, y además puede ser muy útil para enseñar a los menores que están empezando a realizar estas operaciones, pues probablemente sirva para ampliar la comprensión de los estudiantes. Es, sin duda, mucho más gráfico que los clásicos números amontonados a los que estamos acostumbrados en nuestras escuelas, pues se hace mediante la superposición de simples líneas.

Calculadora

Y es que en Japón es habitual enseñar a los niños las matemáticas explicándoles gráficamente su funcionamiento, mientras aquí solo memorizamos las tablas, motivo por el que muchas veces a algunos niños, que no son grandes memorizadores, les cuesta tanto aprender. Conocido como la multiplicación visual con líneas, este método se descubrió y lleva en uso desde hace siglos, pero aún hay muchas escuelas occidentales que no lo contemplan como método inicial de aprendizaje de las multiplicaciones.

Entrelaza líneas y cuenta las intersecciones

Los dos puntos positivos del método es que mezcla lo visual con operaciones muy sencillas de suma. Además, los estudiantes no sólo ven números, también crean “artísticamente” con líneas una operación, lo que despierta de forma más efectiva su curiosidad y los ayuda a recordar mejor este sistema. Hemos preparado un ejemplo para que veáis cómo se hace, explicándolo a raíz de esta operación:

Multiplicación

Tenemos que hacer seis líneas paralelas (las azules) en la parte superior y en la parte inferior, divididas en el medio por un espacio; estas representan al número 33. Acto seguido hacemos lo mismo con el número 23 (verdes), aunque en este caso serán 2 y 3 líneas divididas por un espacio. Empieza siempre las líneas por la izquierda, es decir, dos líneas en la izquierda y tres en la derecha. Como veis, las líneas quedan entrelazadas entre ellas.

Ahora sólo debemos dividir los espacios en tres: los cruces de las líneas en la parte derecha, los cruces en la parte central (arriba y abajo) y los cruces de las líneas en la parte izquierda. Sólo debemos contar las veces que se entrecruzan las líneas en cada sección. Vemos como en la parte derecha son 9, en el centro son 15 y en la parte izquierda son 6. Colocamos estos números de forma seguida, pero ojo, ese 15 tenemos que “romperlo”.

Nos quedamos con la unidad del 5, y la decena se la sumamos al 6 como una unidad. Por tanto, el resultado serían 759, justamente el resultado de la multiplicación. Y esto sólo lo hemos conseguido contando las intersecciones de las líneas. Es un método perfecto para enseñar a los jóvenes cuando aprenden a multiplicar. Aunque quedará bastante amontonado, es posible hacerlo también con números de tres cifras, pero entonces debemos dividir las líneas en 5 zonas, y no en 3.

Encuentra más noticias de:

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro