Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

5 métodos de tortura de la Segunda Guerra Mundial que no te creerás

18/04/17 | +Asia

Aunque suene muy antiguo, la tortura humana sigue siendo, por desgracia, una práctica que aún se utiliza en algunos conflictos. Por tanto, no es de extrañar que durante la Segunda Guerra Mundial algunos ejércitos utilizasen la tortura entre sus prisioneros para conocer secretos del enemigo o, simplemente, para bajar la moral de las tropas contrarias. La tortura es la más antigua de las tácticas de guerra, aunque por supuesto se trata de algo inhumano que la mayoría de la sociedad rechaza.

Algunas de las prácticas de tortura durante la Segunda Guerra Mundial son, incluso, más terroríficas que las que se usaban en la Edad Media. El ejército japonés fue uno de los bandos en la famosa contienda que más torturas infligió a sus enemigos, pues su idea de la guerra psicológica y sin cuartel era más extremista. Por ello, no dudaban en hacer cualquier cosa antes de ser capturados por el enemigo, incluso suicidarse: la Carga Banzai o los kamikaze son buena prueba de ello. En esta lista repasamos algunas de las más terribles torturas del ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial:

Prisioneros de la Segunda Guerra Mundial - Wikipedia
Prisioneros de la Segunda Guerra Mundial – Wikipedia

Desmembramientos en vida

Fue una práctica bastante habitual de la famosa y temida Unidad 731, una de las más inhumanas de la historia y del ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Se sabe que podían llegar a cortar extremidades de los soldados enemigos -especialmente chinos- para “coserlas” en otras partes del cuerpo como un simple experimento inútil. Todo ello sin ningún tipo de anestesia, con el soldado completamente vivo. También se conocen casos de la extirpación de órganos internos.

El empalamiento en bambú

Uno de los más terribles, pues el prisionero sabía que moriría irremediablemente, aunque esto no se produciría hasta días más tarde. El bambú es una planta con un crecimiento bastante significativo, pese a que se trata de un tronco bastante sólido. Los japoneses preparaban camas con bambú cortados en punta y ataban a los prisioneros en ellas. El bambú crece un par de centímetros al día, así que según iba creciendo se clavaba en los cuerpos de los prisioneros. Durante días los prisioneros eran empalados en bambú creciente, hasta que finalmente morían de las heridas.

Prisioneros de la Segunda Guerra Mundial - Wikipedia
Prisioneros de la Segunda Guerra Mundial – Wikipedia

La peste, usada como arma

Aunque no es en sí una tortura, probablemente se pueda considerar un arma biológica. No se trata de ningún agente artificial creado en laboratorio, pero lo cierto es que el ejército japonés usó una de las más terribles enfermedades como arma en la Segunda Guerra Mundial. Pulgas infectadas con la peste eran lanzadas sobre ciudades chinas. Se estima que la guerra química mató a 400.000 ciudadanos chinos durante la guerra contra Japón. Es más, los prisioneros eran infectados con sífilis y gonorrea por medio de relaciones sexuales forzadas.

Centrifugadoras gigantes para personas

Algunos “científicos” de la muerte nipones encerraban a sus prisioneros en cámaras de alta presión hasta que, literalmente, los ojos se les salían de sus órbitas, simplemente por experimentar y ver qué sucedía. Lo mismo hicieron con centrifugadoras gigantes en donde hicieron girar hasta la muerte a soldados y civiles enemigos, como si se tratase de un gato en una lavadora.

Prisioneros de la Segunda Guerra Mundial - Wikipedia
Prisioneros de la Segunda Guerra Mundial – Wikipedia

La cura del agua

Por supuesto, no se trata de ningún tratamiento, sino de un método de tortura usado por el ejército japonés. Se sabe que militares americanos pasaron por esta cruel tortura al permanecer capturados por los japoneses; la cura del agua. Colocaban tubos en la garganta de los prisioneros conectados al grifo y abrían los grifos para que el agua hiciera colapsar el sistema respiratorio, provocando el ahogamiento. En muchos casos los soldados eran reanimados y sometidos de nuevo a la tortura.

Quizás te interese:
Sobrevivió a dos bombas atómicas; la increíble historia de Tsutomu Yamaguchi
Jumonji giri, el terrible castigo japonés más cruel que el harakiri

Comentarios

También te recomendamos