Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

5 mentiras sobre Japón que el anime nos ha hecho creer

24/04/17 | +Asia

El anime se ha vuelto muy popular en todo el mundo gracias a algunas de las mejores series producidas en Japón, logrando romper las barreras ideológicas y culturales, convirtiéndose en parte de la cultura popular. Sin embargo, como sucede con la mayoría de obras artísticas -y el anime lo es-, la animación japonesa no es más que una forma de expresión exagerado en la mayoría de los casos, en donde los clichés se utilizan sin control atrayendo al público fiel de este tipo de producciones. Esto ha hecho, sin embargo, que el anime se convierta en un medio de propagación de ciertas creencias sobre la cultura nipona que, por supuesto, son inciertas. Os contaremos 5 mentiras sobre Japón que el anime nos ha hecho creer.

Las chicas japonesas no tienen el pelo de colores

Love Live! Sunshine!!

Naranja, rojo, verde, azul y hasta violeta… En las series anime es bastante habitual ver gente, especialmente chicas jóvenes, con colores de cabello muy vivos y dispares, que por supuesto no son colores naturales. Mientras que es bastante habitual que los jóvenes se tiñan el pelo o se pongan pelucas a la hora, por ejemplo, de realizar cosplay, los estudiantes de secundaria no suelen tener cabello de tonos tan dispares y vivos. De hecho, muchas escuelas prohíben este tipo de tintes para el pelo. Una escuela de Okayama obligó a más de 100 estudiantes a teñirse el pelo de color negro, debido a que su color natural era demasiado vivo.

Los menores de edad no viven solos

Your Lie in April

Es común que en las series anime un personaje, generalmente un menor edad de la escuela secundaria, viva solo o sola en su casa. Sus padres se fueron a vivir en otro lugar y los dejaron solos, sus padres fallecieron y se quedaron huérfanos o, simplemente, viven en una residencia alejados de su familia. Lo cierto es que las familias japonesas no se diferencian demasiado de las nuestras y, aunque un menor de edad se queden sin padres, los abuelos y otros familiares pueden ocuparse del estudiante menor de edad. En cuanto a los padres que se marchan de vacaciones… no, en Japón los trabajadores no se toman vacaciones, y menos de meses o años de duración. Se trata simplemente de un mito; los adolescentes viven con sus padres.

Los uniformes de las colegialas no son provocativos

Kill la Kill

Otro de los mitos sobre los estudiantes japoneses que el anime parece extender, es que las estudiantes llevan uniformes escolares extremadamente provocativos, en donde abundan las faldas cortas y los top ceñidos. Al igual que hemos comentado antes, los colegios japoneses son muy estrictos con respecto a las normas de vestimenta. Incluso en algunos casos las normas de vestimenta afectan al color de la ropa interior… No, los colegios nipones nunca permitirían faldas tan cortas, y lo normal son las faldas que dan un poco por encima de la rodilla. Muchas estudiantes japonesas suelen tener una falda para clase y una falda para después de las clases, esta quizás más corta, y es la que realmente se retrata siempre en el anime.

Las/los sirvientes no visten como en el siglo XVII

Shonen Maid

Por lo que nos muestra el anime, Japón estaría repleto de mayordomos y sirvientes. Siempre, en cada anime, hay alguna familia pudiente que tiene contratado servicio doméstico y, por alguna extraña razón, hacen las tareas del hogar ataviados con curiosos y particulares trajes. Los mayordomos cuidan del jardín con traje hasta en los días más calurosos, y las sirvientas llevan provocativos trajes mientras limpian los baños o quitan el polvo. Obviamente los sirvientes en Japón no visten como si se hubieran escapado de una película clásica ambientada en el siglo XVII… de hecho, este tipo de trajes son en realidad uno de los fetiches más habituales del país del sol naciente.

Personalidades puntuales que se toman como habituales

Pervertido ocasional

El anime también nos ha hecho creer que ciertos tipos de personas son habituales en el país del sol naciente, cuando en realidad son menos habituales de lo que uno podría aparentar. El pervertido accidental, ese personaje que cada dos por tres recibe un bofetón de una chica al tropezarse y caer sobre ella como un pervertido. El protagonista casto, ese al que persiguen las chicas e intenta escapar de ellas por todos los medios. Los tsundere, es decir, personajes que son maleducados al principio pero que guardan buen fondo. La típica chica kuudere, callada y solitaria, pero que guarda una buena dosis de amor que regalar. La chica genki, a la que le sobra energía para dar y regalar, y que siempre está dando la nota en los lugares públicos. El perdedor, ese amigo de los protagonista que, haga lo que haga, siempre acaba perdiendo o recibiendo un balonazo en su cara como Bruce Harper. ¡Hay decenas de ellos! En Japón la gente común es más normal, como nosotros.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:


Encuentra más noticias de:

Comentarios

También te recomendamos

Formulario de registro