Atresmedia XMás sites

No Slo Manga

Leyendo:

Los lugares reales de fantasía que aparecen en las películas de Studio Ghibli (Parte 1)

17/03/16 | Anime

Studio Ghibli fue y es, cuando se decidan a producir películas de nuevo, el mejor estudio a la hora de crear lugares de fantasía en los que ambientar sus historias. Sin duda este es un punto en donde las películas del estudio fundado por los directores Hayao Miyazaki e Isao Takahata, entre otros, destaca por encima del resto de producciones japonesas.

Sin embargo, como suele ocurrir en el anime, muchas de estas ambientaciones parten de increíbles lugares reales que el equipo de producción de las películas visitan previamente y estudian. Lugares que, aunque no hubieran aparecido en las películas de Ghibli, sin duda seguirían disfrutando de un ambiente diferente, un aura especial. Estos son algunos de los increíbles lugares reales que han inspirado los paisajes de las películas anime de Studio Ghibli:

La Isla de Yakushima – La princesa Mononoke (1997)

La Isla de Yakushima

No es la primera vez que os hablamos de esta isla japonesa, de hecho, ayer mismo la comentamos en el reportaje de “Las islas más extrañas de Japón“. Y es que la isla es misteriosa por sí sola, tanto, que los habitantes de la isla aseguran que en este paraje “llueve 35 días al mes“. En realidad sólo llueve una media de 15 días al mes, pero su clima húmedo y templado han provocado que nazca uno de los bosques más húmedos, bonitos y misteriosos de Japón. Situada en la Prefectura de Kagoshima, este bosque compuesto por árboles Sugi y considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, inspiró los bosques que vemos en la clásica película de Hayao Miyazaki, ‘La princesa Mononoke‘ (‘Mononoke Hime’, ‘もののけ姫’).

Seibi-en – Arrietty y el mundo de los diminutos (2010)

Seibi-en

Seibi-en es un parque situado en la ciudad de Hirakawa, perteneciente a la Prefectura de Aomori. El jardín data de 1911, y la finca en su totalidad combina gran cantidad de estilos arquitectónicos orientales y occidentales. Está considerado en Japón un lugar de interés turístico, y Studio Ghibli utilizó sus construcciones y sus jardines para ambientar la película ‘Arrietty y el mundo de los diminutos‘ (‘Karigurashi no Arrietty’, ‘借りぐらしのアリエッティ’) de Hiromasa Yonebayashi, en donde se esconden de los humanos unos seres llamados diminutos.

La Ciudad de Colmar – El castillo ambulante (2004)

La Ciudad de Colmar

Colmar es una pequeña ciudad francesa situada en el departamento del Alto Rin, en la región de Alsacia, con apenas 70,000 habitantes. Pese a ser una ciudad, las construcciones históricas y el paisaje que la rodea la convierten en una ciudad realmente bella. Rodeada de verdes montañas y con mucho color en sus calles gracias a sus adornos florales, fue el lugar perfecto de inspiración para que Studio Ghibli y Hayao Miyazaki creasen la ciudad inicial que vemos en ‘El castillo ambulante‘ (‘Hauru no ugoku shiro’, ‘ハウルの動く城’), probablemente una de las mejores películas del estudio y del director japonés en lo relacionado a belleza visual. Por supuesto, el resto de la película está ambientada en paisajes inspirados en Valais y otros lugares de Suiza.

La Ciudad de Tama – Susurros del corazón (1995)

La Ciudad de Tama

La famosa película de Yoshifumi Kondo, ‘Susurros del corazón‘ (‘Mimi wo Sumaseba’, ‘耳をすませば’), está prácticamente ambientada en su totalidad en una ciudad japonesa, Tama. Situada en Tokio, en la región de Kanto, fue fundada en 1889 con la fusión de diez aldeas pre-Meiji. Gran parte de zonas de la ciudad aparecen recreadas en la película de Studio Ghibli, como la Estación de Sei-sekisakuragaoka, el puente de Kasumi-Gaseki o el Santuario de Kon-Pira, entre muchos otros lugares. La ciudad es un paraje perfecto para visitar por los fans de ‘Susurros del corazón’, y probablemente irán descubriendo lugares que aparecen en la película cada poco tiempo.

Pueblo de Tomonoura – Ponyo en el acantilado (2008)

Pueblo de Tomonoura

Una de las grandes películas de la última década de Studio Ghibli y Hayao Miyazaki es ‘Ponyo en el acantilado‘ (‘Gake no ue no Ponyo’, ‘崖の上のポニョ’), en donde una niña-pez decide escaparse de su casa e investigar el mundo, terminando en el caldero de un pequeño muchacho. Esta magnífica historia está ambientada en un lugar de fantasía basado en el pueblo real japonés de Tomonoura, del que también os hablamos hace poco. Es un pueblo situado en Fukuyama, Prefectura de Hiroshima, y destaca por ser el típico pueblo pesquero en el que todos hemos querido crecer… La mayor parte de la película está inspirada en este pueblo al borde del mar, uno de los más conocidos en Japón a raíz de la película, que fue preseleccionada para los Premios Óscar, pero no consiguió finalmente la nominación.

Formulario de registro